El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén El Club Natació Barcelona sigue buscando fórmulas para maximizar sus ingresos en un contexto de caída de la masa social. La entidad, con unas instalaciones privilegiadas a pie de playa de la Barceloneta, ha iniciado un proceso para alquilar a terceros una parte de las mismas para convertirlo en un beach club a cambio de un canon anual. Las empresas tienen de plazo hasta el 22 de mayo para presentar sus propuestas y el día 28 se someterán a votación todas las propuestas entre los socios. Se desconoce los ingresos que podría generar la concesión de los espacios.

Fuentes de la junta directiva prefieren no hacer comentarios sobre este proceso, a la espera de una asamblea prevista para el 4 de junio en la que se expondrá el plan de viabilidad trazado por el equipo que preside Bernat Antràs después de que tomara posesión a finales de 2014. Otras fuentes consultadas por Palco23 aseguran que ya se han presentado tres o cuatro propuestas, entre las que se incluye una de The Harbour Club. Esta empresa holandesa ya cuenta con una zona de restauración en la playa de Talamanca (Ibiza) y otras tres en los Países Bajos. La identidad del resto de licitadores no ha trascendido.

El nuevo 'beach club' abriría en la zona del CN Barcelona más próxima al Hotel W.

El nuevo ‘beach club’ abriría en la zona del CN Barcelona más próxima al Hotel W.

Algunas de las propuestas incluyen la creación de dos zonas de restauración, una enfocada al cliente de negocios y otra más familiar, pensada para la gente que quiere pasar el día en la playa. Una de las condiciones del CN Barcelona es que se preserve el espíritu deportivo del club, de ahí que también se hayan propuesto ideas como cursos de surf e incluso una piscina de olas. En cualquier caso, los pliegos también establecen que los socios dispongan de precios especiales para acceder a los nuevos servicios.

Quienes conocen detalles del proyecto indican que la zona afectada sería la más próxima al Hotel W. “Hay muchísimos metros cuadrados y no están aprovechando todos los espacios”, explican quienes conocen las motivaciones del CN Barcelona para iniciar este proceso. Las instalaciones ocupan 24.000 metros cuadrados, mientras que la masa social ha pasado de estar en torno a 8.000 personas a unas 6.000, fruto de la crisis económica. De ahí que, en paralelo a este proyecto, la directiva también haya puesto en marcha iniciativas para que los abonados traigan a nuevos clientes a cambio de descuentos en su tarifa, que oscila entre los 33 euros y los 97 euros para mayores de edad.

“Es sabido por todos que no estamos pasando uno de los momentos más prósperos de nuestra historia, [...] pero podemos decir que si hasta ahora la entidad ha estado resistiendo a la crisis, nada nos indica que no la pueda superar”, confía el club en el editorial de su último boletín, de abril de 2014. De hecho, el relevo en la junta se produjo ante las dificultades del equipo anterior para encontrar fórmulas con las que mantener la calidad del servicio, al tiempo que caían los ingresos y debía afrontarse la deuda vinculada a las obras de remodelación que se ejecutaron hace algo más de diez años.

A falta de datos actualizados, el CN Barcelona admitía una deuda de 10,84 millones de euros al cierre de 2011, importe que en principio hoy sería inferior en tanto que desde el entorno de la entidad aseguran que se ha ido atendiendo a los pagos. Los ingresos, que antes de la crisis estaban en torno a los siete millones, ahora estarían más bien cerca de los cinco millones de euros.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles