El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén “La apuesta del club cuenta con la aprobación y complicidad de todas las fuerzas políticas de la ciudad”. Jordi Moix, directivo responsable del área de patrimonio del FC Barcelona, se ha mostrado hoy así de confiado ante el riesgo de que el proyecto de remodelación del Camp Nou y su entorno se vean afectados por la victoria de Ada Colau, candidata de Barcelona en Comú, en las elecciones municipales del domingo. “No estamos preocupados”, ha aseverado, confiado de que podrán alcanzar acuerdos satisfactorios también para los vecinos de Les Corts.

Desde la entidad blaugrana defienden que han estado trabajando a nivel técnico durante nueve meses con el Ayuntamiento de Barcelona, con el objetivo de abrir los terrenos del club al resto del vecindario, mejorar la movilidad y urbanizar nuevos espacios. El problema con Barcelona en Comú, que integra a una parte de la izquierda radical y también a ICV-EUiA, estaría especialmente en el área comercial, donde el club prevé nuevos puntos de restauración, tiendas e incluso un hotel. “Tejeremos consensos”, ha insistido Moix, para un proyecto que debe estar listo a mediados de 2021.

El Espai Barça, proyecto estrella de Bartomeu de cara a las elecciones, mantiene un presupuesto de 600 millones de euros, que hoy se ha desglosado con más detalle: Camp Nou (360 millones, de los que 50 millones corresponden sólo a la cubierta), Palau Blaugrana (90 millones), aparcamiento (48 millones), Campus Barça (30 millones), urbanización de Les Corts (30 millones), urbanización de la Ciudad Deportiva y nuevo Miniestadi (24 millones), y otros seis millones para gastos globales asociados al proyecto.

Render Camp Nou

Sólo la cubierta del futuro Camp Nou costará 50 millones de euros.

Durante todo un año, el club ha trabajado con una decena de consultoras para acabar de definir un proyecto constructivo al que le falta la guinda: el diseño arquitectónico. En junio se abrirá un concurso a doble vuelta, en el que habrá un jurado y una comisión técnica, en ambos casos con nueve participantes y vocales tanto del Barça, como del Ayuntamiento de Barcelona y el Colegio de Arquitectos de Catalunya (Coac).

El 5 de junio se publicarán los pliegos del concurso y los despachos interesados que cumplan con los criterios de selección deberán entregar la información requerida antes del 1 de julio. A finales de agosto, como muy tarde, se darán a conocer los finalistas escogidos por la comisión técnica, que ya sí recibirán toda la documentación, integrada por más de 1.500 folios. En noviembre deberán entregar las propuestas arquitectónicas que, primero, revisará la comisión técnica y acabará seleccionando el jurado. En diciembre se sabrá ya el ganador.

Los aspirantes a adjudicarse uno de los grandes proyectos urbanísticos que se promueven en Barcelona en los últimos ya saben qué servicios deberá incluir el futuro Camp Nou y dónde se ubicarán: cubierta de 47.000 metros cuadrados para proteger a todos los aficionados; cuatro videomarcadores de alta definición; 6.000 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos; grada familiar con vistas a la calle en la zona más elevada de tribuna; ampliación de los espacios concesionados de restauración; vallas LED en primera y segunda gradería para publicidad y mensajes, y el gran cambio que debería permitir mejorar considerablemente los ingresos: 91 palcos VIP, cuatro superpalcos y un restaurante en la parte superior de la primera gradería, así como un pitch club con capacidad para 1.000 espectadores.

Palau Blaugrana render

El Palau Blaugrana debería poder inaugurarse en 2019.

En cuanto al Palau Blaugrana, se exigirá el diseño de un pabellón con capacidad para 10.000 espectadores, que permitiría albergar una Final Four de la Euroliga, y un bar con vistas panorámicas a la pista. Por ahora, no se han dado detalles de los proyectos que se instalarán en la zona donde actualmente está el Palau Blaugrana y que ahora quedará vacía con el traslado de éste a los actuales terrenos del Miniestadi.

 

El esquema de financiación se mantiene

El club no ha variado la fórmula en cómo se financiará este proyecto, el más importante en términos económicos de toda su historia. El objetivo pasa por obtener 200 millones de euros con la venta del apellido del Camp Nou a una marca comercial, para lo que se cuenta con la ayuda de la consultora IMG. “Por ahora sólo han habido gestiones; no hay negociaciones”, ha precisado Moix.

Los otros 400 millones se repartirían a partes iguales entre recursos propios y financiación bancaria, para lo que ya se han mantenido reuniones con una decena de grupos inversores y entidades financieras. ¿Cómo lo conseguirán? La junta de Josep Maria Bartomeu aspira a que el resultado operativo se sitúe en 125 millones de euros en la temporada 2021-2022, temporada para la que se prevé que se inaugure el nuevo Camp Nou, una cifra que se vería complementada con los 40 millones que esperan que aporte al ebitda la mejora de la explotación comercial del mismo.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles