El diario económico
del negocio del deporte

La NBA tiene unos altos estándares de calidad y hay que cumplirlos para permanecer en ella. La liga estadounidense de baloncesto había amenazado a los Milwaukee Bucks con recomprar la franquicia y trasladarla de ciudad si no renovaba su pabellón, y la Administración ha salido al rescate. Scott Walker, gobernador de Wisconsin, ha prometido aportar 250 millones de dólares a la construcción de una nueva infraestructura, de manera que los propietarios del equipo deberán aportar la otra mitad.

El político republicano ha justificado esta inversión pública porque “el precio de no hacer nada no es cero, es de 419 millones de dólares”. Según sus cálculos, son las pérdidas que sufriría la región en términos recaudatorios por la ausencia de ingresos derivados de la actividad económica que genera esta franquicia de la NBA en el estado de Wisconsin. “No es sólo un buen negocio; es un muy mal negocio si no hacemos nada”, ha enfatizado rodeado de otros políticos republicanos y del ala demócrata.

El actual pabellón de los Bucks, el BMO Harris Bradley Center, tiene 27 años de antigüedad e incumple muchos de los parámetros que exige una infraestructura moderna para ofrecer una mejor experiencia al espectador. Marc Lasry y Wesley Edens compraron el equipo en abril de 2014 al ex senador Herb Kohl por 550 millones de dólares. Entonces, los dos nuevos propietarios se comprometieron a contribuir con 100 millones dólares a la financiación del nuevo pabellón, pero desde entonces han aumentado su aportación a 150 millones. Kohl también ha prometido 100 millones para el proyecto.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles