El diario económico
del negocio del deporte

M. Menchén Al Elche CF se le acumulan los problemas. Mientras sigue negociando un acuerdo con la Agencia Tributaria para buscar el perdón del Tribunal Administrado del Deporte (TAD) y conseguir la revocación del descenso a Segunda División, el club se ha visto abocado a presentar el concurso voluntario de acreedores. El pasivo supera los 40 millones de euros y la decisión se ha tomado después de que en febrero se acogiera al preconcurso para renegociar sin éxito su pasivo.

El consejo de administración, presidido por Juan Anguix, ha decidido solicitar el amparo judicial para evitar que cualquier acreedor solicitara el concurso necesario. De haberse producido, los actuales dirigentes de la entidad podrían haberse visto expuestos a la asunción de responsabilidades económicas, e incluso penales, cuando la situación ha sido provocada por el anterior consejo que encabezaba José Sepulcre.

Y es que saben que la situación sólo puede empeorar con el paso de los meses. A la espera de conocer si logra que el TAD le dé la razón, la pérdida de categoría llevará emparejado de forma casi automática una drástica caída de ingresos, desde los más de 20 millones que ha manejado los dos últimos años gracias a los derechos de televisión, a un importe que en cualquier caso estará por debajo de los diez millones de euros.

 

La solicitud de la antigua suspensión de pagos se realizó el 8 de junio, aunque aún no se ha publicado en el Registro Mercantil quien asumirá la administración concursal. Está por ver qué propuesta se hará a los actuales acreedores, pero el diario local La Información asegura que a algunos proveedores, como a la constructora Eiffage, ya se le han planteado quitas. Es decir, perdonar una parte de la deuda a cambio de asegurarse el cobro de al menos una parte.

No es la primera vez que un equipo de La Liga presenta concurso de acreedores, ya que en el pasado lo solicitaron entidades como Deportivo de la Coruña, Rayo Vallecano, Málaga CF, Celta de Vigo o Real Sociedad. Está por ver cómo afectaría esta situación a su permanencia incluso en Segunda División, ya que a priori uno de los requisitos indispensables es el pago de las nóminas de los futbolistas. En este caso, sólo le salvaría un acuerdo con los jugadores por el que perdonaran parte de la deuda.

Un repaso a las cuentas del Elche CF, a las que ha accedido Palco23 a través del Registro Mercantil, reflejan que al cierre de la temporada 2013-2014 se adeudaban 7,1 millones de euros a los jugadores, aunque se desconoce si esta deuda ha ido a más en los últimos meses, cuando los problemas de liquidez del club se han agravado.

Este importe se debe principalmente por el pago de las primas acordadas a cambio de que lograran mantener al equipo en Primera División después de 25 años en Segunda. En el informe de gestión, el equipo directivo que entonces lideraba Sepulcre admitía que “quizás fue un error” acordar dicho bonus, pero que “era un gasto al que casi nos vimos obligados” y “ahora mismo nos pesa como una losa”.

 

Hacienda y los proveedores, principales acreedores

Sin embargo, los jugadores no son el principal acreedor de la entidad ilicitana, actualmente inmersa en una ampliación de capital para captar 14 millones de euros que permitan ponerse al día en muchos de estos pagos. La deuda con la Administración (Agencia Tributaria y Seguridad Social) se situaba en 10,1 millones al cierre de junio, aunque en agosto se asegura en la memoria que se liquidó el pago de 5,8 millones de euros.

Pese a ello, es probable que esa deuda se volviera a incrementar con el paso de los meses, ya que la actual negociación con Hacienda pasa por el pago inmediato de 3,5 millones y la negociación de un nuevo calendario para la devolución de otros cinco millones de compromisos vencidos y exigibles.

Otro de los grandes afectados de una hipotética quiebra del Elche CF sería la multinacional gala Eiffage, que a través de su filial Los Serranos se adjudicó las obras de remodelación del estadio Martínez Valero. Pese a que el equipo directivo saca pecho de “la fabulosa remodelación de la infraestructura”, también asumen que lograr la “tan anhelada licencia de actividad” obligó a “estirar nuestro presupuesto más de la cuenta”. De un presupuesto inicial que rondaba los dos millones se ha acabado llegando a una deuda de 10,42 millones con los distintos contratistas. “Se está llegando a acuerdos de aplazamiento para liquidar dichas deudas a largo plazo”, asegura el club.

 

Casi sin deuda bancaria

Todas las partidas anteriormente mencionadas se han multiplicado por cinco y hasta por ocho respecto a la temporada 2012-2013, pero hay dos tipos de acreedores que en ese periodo de doce meses lograron reducir su exposición al club. Por un lado está la banca, a la que debía 1,9 millones de euros (unos 800.000 euros menos que a junio de 2013) repartidos entre Caja de Murcia (ahora en BMN), la CAM (absorbida por Banco Sabadell) y Caixa Catalunya (adquirida por BBVA).

Por otro lado están las aportaciones dinerarias de consejeros y exconsejeros del propio Elche CF, a los que al cierre de la última temporada se les debía 4,8 millones. La cifra es inferior a la del ejercicio anterior, cuando los dirigentes mantenían compromisos por 5,1 millones.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles