El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Los grandes clubes europeos saben que una parte importante de la mejora de sus ingresos llegará por la explotación comercial de sus estadios. Real Madrid y FC Barcelona han planteado ambiciosas reformas para sus instalaciones, pero no es sólo un fenómeno de España. En Reino Unido, y concretamente en Londres, también sucede. El Tottenham avanza en los planes para construir un nuevo coliseo y el Chelsea FC ha confirmado que retoma el plan para ampliar Stamford Bridge, con un coste que rondará los 500 millones de libras (693 millones de euros).

Roman Abramovich, presidente y máximo accionista del actual campeón de la Premier League, “ha nombrado a un equipo de profesionales para evaluar, con más detalle, la viabilidad de la ampliación de la capacidad del estadio”, según ha explicado el propio Chelsea. La intención pasa por elevar el número de asientos de los 41.798 actuales a un total de 60.000. También se aprovecharían las obras para mejorar la oferta comercial y ampliar los servicios de palcos privados, como también quieren hacer Barça y Madrid.

Stamford Bridge

Stamford Bridge tiene una capacidad para cerca de 42.000 espectadores.

Uno de los problemas del conjunto londinense es que el estadio se encuentra encajado en una parcela de 12 hectáreas y con muy pocas opciones de ganar terreno. Según apunta el diario The Guardian, el Chelsea necesitaría al menos un total de 20 hectáreas para poder cumplir con su objetivo sin problemas. La complejidad de las obras es la que precisamente ha puesto encima de la mesa la necesidad de buscar un estadio alternativo para, al menos, dos temporadas.

El club iniciará a finales de mes una ronda de consultas con los vecinos del barrio, uno de los más exclusivos de Londres, al tiempo que tratará de buscar el consenso con el Ayuntamiento de Londres para ver si sería posible construir sobre las líneas de tren. “El proceso entra ahora en una fase de consulta local más. Esto incluirá una explicación de las razones para la expansión, impulsada por la demanda del espectador para disponer de más asientos y la necesidad de aumentar los ingresos del estadio para seguir siendo competitivos con nuestros principales rivales”, señala el club.

El Chelsea FC cerró la temporada 2013-2014 con unos ingresos de 319,8 millones de libras, es decir, 408,5 millones de euros. El beneficio neto de esa campaña alcanzó los 23,5 millones de euros, frente a las pérdidas de 63,11 millones de la 2012-2013. Estas cifras experimentarán un importante nuevo salto cualitativo gracias a los nuevos patrocinios de Adidas y Yokohama, que en conjunto pagarán unos 85 millones de euros por temporada, casi el doble de lo que hasta ahora pagaban Samsung y la propia multinacional alemana antes de la renovación.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles