El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén El acuerdo con Intel debía convertirse en una auténtica revolución en el mercado de los patrocinios deportivos. Sin embargo, se ha acabado convirtiendo en un sonoro fracaso y la multinacional informática ha decidido dar por concluido el acuerdo que le vinculaba al FC Barcelona hasta 2018. Fuentes de la entidad blaugrana admiten a Palco23 que el acuerdo se rescindió “hace ya unas semanas”, aunque no se había decidido anunciar oficialmente.

Intel se convirtió en patrocinador global del club en diciembre de 2013, en calidad de colaborador tecnológico. Además, y a cambio del pago de unos cinco millones de euros por temporada, su logo debía aparecer en el reverso de la camiseta. “Intel es el corazón de los ordenadores, trabaja desde el interior, y por ello nuestro acuerdo destaca por ser un acuerdo innovador y pionero en el mundo del patrocinio deportivo”, declaró el entonces presidente, Sandro Rosell.

Acuerdo Barça Intel 640

Gerard Piqué y Carles Puyol participaron en la presentación del acuerdo de patrocinio con Intel, junto al expresidente Sandro Rosell y el exdirectivo Manel Arroyo.

Era la primera vez que un club cobraría por lucir una marca en el interior de la camiseta. Sin embargo, Nike avisó antes de que arrancara la temporada 2014-2015 de la imposibilidad de imprimir el logo de Intel en el interior de las camisetas que se ponen a la venta entre los aficionados. Aquel inconveniente, que respondía a cuestiones técnicas, ya provocó que el Barça accediera rebajar un 50% sus emolumentos, hasta los 2,4 millones anuales.

Ese inconveniente suponía un duro revés para las aspiraciones del fabricante de microprocesadores, que lanzó la campaña bajo el eslógan #Inside para reforzar su notoriedad de marca. Además, ya había asumido que no podría exigir por contrato que los jugadores celebraran de vez en cuando los goles levantando su camiseta, de manera que el logo de Intel lograra algo de repercusión mediática en los medios como sí logran Qatar Airways y Beko.

También debe ponerse en duda una de las partes del acuerdo, que consistía en que “el FC Barcelona e Intel trabajarán conjuntamente para mejorar la experiencia de los aficionados en el Camp Nou con nueva tecnología”. En los últimos años no se han dado excesivos pasos en este sentido, y no ha sido hasta ahora que se han acelerado los planes para que la conexión Wi-Fi esté disponible en todo el estadio a principios de 2016.

El club ya sabe que contará con la colaboración de Telefónica, su partner regional para América Latina por 13 millones y propietario de los derechos audiovisuales para la temporada 2015-2016, por 140 millones de euros. Pero ahora está a la espera de encontrar un socio tecnológico que, en el marco de un contrato de patrocinio, financia la estructura técnica necesaria para que la red Wi-Fi funcione sin problemas en un recinto con probabilidades de sufrir problemas de saturación en días de partido.

 

¿Cómo queda ahora la pirámide de patrocinadores del club?

A la espera de este nuevo socio, el club ha aprovechado para actualizar su pirámide de patrocinadores que figura en la página web. Nike y Qatar Airways siguen en lo alto, con pagos que rondan los 54 millones y los 35 millones por temporada, respectivamente. En ella se constata que Etisalat ha ascendido de socio oficial a premium, por lo que también se intuye que pasará de pagar de tres millones a más de cinco millones de euros por temporada. En ese tercer nivel ya se han incluido los logos de IronFX, el fabricante de smartphones OPPO y la marca de neumático Lassa Tyres, que también dará nombre a las secciones polideportivas, así como Toshiba, que se incorpora como nuevo espónsor.

Barça Intel

La precandidatura de Bartomeu ya omitió ayer el logo de Intel en una presentación.

Por último, se ha rebajado a nivel regional los históricos patrocinios de Assistència Sanitària y Coca-Cola. De esta forma, el club mantiene la relación comercial con ambas marcas en España, mientras que pueden explorarse nuevas alianzas con empresas del mismo sector en otros países. De hecho, en su momento se llegó a un acuerdo similar con Damm y CaixaBank, que, sin embargo, aún ostentan la condición de premium para mantener presencia en distintos activos publicitarios del Camp Nou. En el caso de la cervecera, también para dar nombre al trofeo estival Joan Gamper.

En total, la entidad blaugrana prevé cerrar el ejercicio 2014-2015 con unos ingresos de marketing próximos a los 223 millones de euros, una cifra que supera en 25 millones al presupuesto aprobado en octubre del año pasado. Ello se debe a la activación de las cláusulas pactadas con los patrocinadores en caso de la obtención de títulos deportivos, como ha sucedido con la Liga, Champions League y Copa del Rey. Este área es ya el principal pilar de la facturación del club, muy por encima de los 160 millones que aportan los derechos audiovisuales.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles