El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Mal año para el Manchester United. Su increíble capacidad para cerrar acuerdos de patrocinio no ha sido suficiente para compensar el impacto negativo que tiene sobre las cuentas el hecho de no jugar la Champions League, y finalmente cerró la temporada 2014-2015 con unas pérdidas de 1,2 millones de libras (1,6 millones de euros). Esta situación, que contrasta con el beneficio de 32,5 millones del ejercicio previo, se ha producido tras un descenso del 8,8% de las ventas, al pasar de 433,16 millones a 395,18 millones de libras (de 581,88 millones a 539,98 millones de euros).

La partida de ingresos que más ha sufrido es la de los derechos de televisión, que se desplomó un 20,6% y se quedó en 107,7 millones de libras (147,17 millones de euros). El club británico lo atribuye a la ausencia de pagos de la Uefa tras quedarse fuera de la Champions League, situación a la que también atribuyen que la facturación por día de partido se hundiera un 16,2%, hasta los 90,6 millones de libras (123,79 millones de euros).

Estos retrocesos han podido mitigarse, en parte, gracias a la buena marcha del negocio comercial. Los Red Devils han conseguido construir una marca fuerte, capaz de funcionar y ganar aficionados en todo el mundo pese a la ausencia de títulos. Durante el ejercicio fiscal concluido el 30 de junio, la entidad que controla la familia Glazer ha logrado firmar cinco patrocinios globales, cuatro regionales y dos vinculados al sector financiero y las telecomunicaciones.

 

En total, el área comercial facturó un 4% más y alcanzó los 196,9 millones de libras (269 millones de euros), de los que 154,9 millones de libras (211 millones de euros) corresponden sólo a patrocinios (+14%); entre ellos, el estrenado la pasada temporada de Chevrolet. La mejora general de este departamento es inferior por los menores pagos de Nike al no disputar la Champions League y por la expiración de algunos contratos de licencia que tenían con desarrolladores de aplicaciones para dispositivos móviles.

La ausencia de la máxima competición continental al menos también ayudó a rebajar los costes salariales y los operativos. De hecho, la única partida en la que el Manchester United destinó más dinero es a la de amortizaciones y depreciaciones, con un total de 110 millones de libras (150 millones de euros), por la fuerte inversión en fichajes.

El club también ha visto cómo se disparaban los gastos financieros en un 27%, hasta los 35,21 millones de libras (48,11 millones de libras). Ed Woodward, vicepresidente ejecutivo, ha justificado hoy que ello se debe a “principalmente a la prima de recompra de bonos senior garantizados y a la amortización acelerada y no en efectivo de la financiación y los costes de emisión relacionados con la refinanciación en junio de 2015“. Ello implicó la emisión de 425 millones de dólares en bonos senior con vencimiento a 2027 y un interés del 3,79%.

En los estados financieros hechos hoy públicos, el Manchester United fija su deuda neta en 255,2 millones de libras (348,7 millones de euros), lo que supone un recorte del 7% pero que aún así está muy por encima de otros clubes como Real Madrid, FC Barcelona o Bayern de Munich. Su nivel de tesorería, en cambio, es mucho más alto que el de estos tres clubes, con 155,8 millones de libras (212,88 millones de euros) a 30 de junio.

Pese a esta situación, el club prevé una clara mejora de su negocio en los próximos meses, e incluso ha anunciado  el pago de un dividendo trimestral por importe de 0,045 libras por cada acción de clase A o B.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles