El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Woody Allen hizo famosa en 1969 la expresión take the money and run con su película en la que narra las desventuras de un ladrón, aunque con el tiempo es una expresión que en España se ha adaptado como “toma el dinero y corre” y que se ha acabado convirtiendo en una muletilla para referirse a operaciones en las que sólo se tenía en cuenta el importe económico. Y en el FC Barcelona parece que esta fórmula gusta, porque sucedió con Qatar Airways y ahora parece que se replicará con Botemanía.

En el caso de la aerolínea, el problema reside en que una parte del barcelonismo se muestra incómodo con el patrocinio de una aerolínea controlado por un Estado que, según informaciones periodísticas, financia o tolero el terrorismo islámico. Por no hablar de las sombras de sospecha que se ciernen sobre cómo logró adjudicarse el Mundial de Fútbol de 2022 y las denuncias de violación de los derechos humanos con los obreros.

Eso sí, todo apunta a que en la próxima asamblea de compromisarios se llevará la propuesta de Qatar Airways a votación. La prensa afín a la junta directiva que preside Josep Maria Bartomeu ha publicado estos días que se ha conseguido que la aerolínea eleve su propuesta inicial de 60 millones por temporada a una cifra que rondaría los 70 millones de euros anuales. Y es este órgano de gobierno el que aprobará el martes una única oferta y la someterá a ratificación el próximo día 24 de octubre.

De esta manera, el gran argumento ante los socios será que la de Qatar es la única propuesta que cumple con el objetivo de acercarse a los niveles del Manchester United, auténtica referencia mundial a nivel de patrocinios. Ello, pese a que en campaña electoral se aseguró que había un grupo asiático dispuesto a igualar las cifras del emirato. Nada ha vuelto a saberse sobre Rakuten, Alibaba y otras tantas empresas que han ido sonando.

Lo que está claro es que el club logra, además, liberar la ropa de entrenamiento para poder comercializarla con otra marca. Y aquí es donde aparece un segundo take the money and run que, de confirmarse, evidenciaría que las necesidades económicas derivadas de un descontrol en el gasto salarial están obligando a asociaciones de marca que tiempo atrás eran impensables.

Porque se ha pasado de hablar de Rakuten como potencial interesado en la ropa de entrenamiento, una gran multinacional con intereses en el mundo del comercio electrónico, a Botemanía. Sí, esa empresa de bingo online con un histriónico superhéroe con traje naranja y un peinado similar al que Neymar tuvo que dejar en Brasil para fichar por el Barça.

 

Aquí no se pone en cuestión la asociación de la marca al juego online, porque es un sector vastamente regulado por los gobiernos y en el que cada usuario debe ser responsable de sus actos. No, ese no es el problema. El argumento por el que ese patrocinio podría calificarse de nefasto es el perfil de la compañía a la que, según los diarios deportivos de la capital catalana, se le propondrá que pague 18 millones al año por estampar su logo naranja chillón en la ropa de entrenamiento.

Algunos justificarán que si esta empresa con sede en Gibraltar quiere pagar el doble que una marca global por este activo, tiene todo el sentido plegarse a sus intereses. Sin embargo, tan importante es el dinero como la asociación de marca que se visualiza, y si no que se lo pregunten a Coca-Cola, Visa y McDonald’s con sus presiones para echar a Joseph Blatter de la Fifa y evitar que su imagen quede dañada.

Por no hablar de la escasa capacidad que tendría Botemanía para activar su patrocinio. Una de las grandes ventajas de asociarse con compañías de alcance global es el trabajo que éstas realizan para activar su patrocinio en cada mercado, de manera que la imagen del club aparece en distintos rincones del mundo sin tener que destinar recursos propios. Esta compañía, en cambio, limita su actividad a España, que es donde tiene concedida la licencia de juego para este portal.

Es decir, que la supuesta colaboración para activar negocios de juego online a través de las redes sociales quedaría limitado al mercado español. En el supuesto que el acuerdo llegara a través de su empresa matriz, Gamesys, las opciones se elevarían únicamente a Reino Unido, Canadá y el estado de Nueva Jersey (EEUU). Un impacto mínimo en comparación con el que puede obtener el Real Madrid con Bwin, sin ir más lejos.

En definitiva, que si bien la inyección económica sería muy considerable y a tener en cuenta, el departamento comercial que dirige el recién incorporado Francesco Calvo también debería valorar los costes de marca que supondría. En la junta, es probable que anden echando números sin más para cumplir los ratios económicos y evitar un cese anticipado.

ALTA EN EL NEWSLETTER
El Blog de
Due diligence
Due diligence
Due diligence, el blog de Palco23
OTROS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles