El diario económico
del negocio del deporte

M.M.A. Uno de los primeros logros de Peter Lim al aterrizar en Mestalla fue arrancar el compromiso a los bancos de que reestructurarían la deuda del Valencia CF. Ese objetivo se cumplió y, de hecho, en la cuenta de resultados se ha traducido en un ingreso contable de 53,1 millones de euros gracias al alargamiento de los plazos para pagar y una reducción de los tipos de interés. Pero ello no ha supuesto una mejora del apalancamiento de la entidad, que de hecho se disparó un 27,5% hasta los 334 millones.

La Liga admite en sus informes que el club ché incumple ampliamente los ratios económicos que establece la patronal en cuanto a endeudamiento neto, ya que éste prácticamente triplica unos ingresos relevantes que se cifran en 121 millones. Pese a ello, el equipo de control económico que dirige Javier Gómez ha tenido en cuenta como “factor mitigante” que los compromisos con un vencimiento inferior a 30 meses es de 44,3 millones.

Esta situación podría mejorar ya a principios de año, porque Lim va a capitalizar 100 millones repartidos en dos créditos que había entregado al club desde su llegada, 40 millones de los cuales ya se contabilizaron en el balance a 30 de junio de 2015. Todo dependerá de que la entidad disponga o no de una parte de la línea de crédito por otros 80 millones de euros que el magnate singapurense ha abierto para el actual curso por si se producen tensiones de tesorería.

El principal acreedor del Valencia sigue siendo Bankia, a la que se le adeudan por un lado 155 millones del crédito que se solicitó para construir el nuevo estadio y que vence en 2029; está garantizado con los terrenos donde se ubica Mestalla. La entidad presidida por Ignacio Goirigolzarri, además, tiene 56 millones prestados al club que sólo podrá recuperar en función de cómo evolucione el ebitda en los próximos años y sujeto al cumplimiento de algunos parámetros. Según cómo, se produciría una quita en 2024 cuando venza el acuerdo.

Lo mismo sucede con Caixabank, aunque en su caso la exposición a quitas se limita a unos cinco millones de euros. Además, también mantiene un préstamo de 20,65 millones que vence en 2028 y que está garantizado con los ingresos por la publicidad estática de Mestalla y el patrocinio de Damm.

Además de la banca, el Valencia también debe 64 millones de euros a clubes deportivos por las adquisiciones de futbolistas realizadas en las últimas campañas, así como 19 millones al Ayuntamiento de Valencia por los terrenos donde se levanta el nuevo estadio y unos 10 millones a proveedores, que sobre todo corresponden a las obras de dicha infraestructura, cuya inauguración está prevista para 2019 y que lleva años hipotecando al club.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles