El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén El Deportivo de la Coruña es uno de aquellos clubes a los que no les tembló el pulso para suspender pagos después de una pésima gestión por parte de su anterior presidente, Augusto César Lendoiro. Su situación sigue siendo la de uno de los equipos de La Liga más endeudados, pero la salida del concurso de acreedores y la entrada de nuevos gestores ha dado un vuelco a la situación: se generan beneficios sin necesidad de traspasar a jugadores, algo de lo que pocos pueden presumir, y se está cumpliendo el calendario de pagos de forma holgada.

La entidad, que en la 2014-2015 logró salvar la categoría en la última jornada, cerró la última temporada con un beneficio neto de 6,32 millones de euros. Este resultado se debió a la mejora de todas las fuentes de ingresos por el ascenso a Primera División, que se logró combinar con un menor ritmo de crecimiento de los gastos, tanto los asociados a la plantilla, que prácticamente se duplicaron, como los vinculados a la operativa del día a día.

Deportivo Coruña Jugadores Celebración 15-16

El Dépor destinará 19 millones al pago de nóminas esta temporada.

Pero el hecho más importante es que se obtuvo un resultado de explotación positivo, de 8,05 millones, cuando en su último año en Segunda División era negativo en 3,03 millones. En aquel ejercicio, concluido en junio de 2014, se obtuvo un beneficio neto ficticio de 22,87 millones, provocado por las plusvalías financieras derivadas de las quitas acordadas en el marco del concurso de acreedores. La situación también es mejor respecto a la de su último precedente en Primera, en la 2012-2013, cuando el resultado operativo se situó en 4,62 millones.

Prácticamente toda esta mejora respecto a ejercicios precedentes se debe a la contención de costes, ya que, como puede apreciarse en el gráfico, se ha ajustado tanto la partida de nóminas como la de amortizaciones por fichajes respecto a la 2012-2013, que permite comparar dos años en la élite del fútbol español. Al margen de que se duplicaran los gastos de personal respecto al ejercicio precedente por el cambio de categoría, lo cierto es que se recortó un 7% el presupuesto respecto a su último año en Primera, y eso que se pagaron primas de permanencia.

También se ha reducido drásticamente las amortizaciones, provocado por la menor disposición de recursos para invertir en fichajes ante la obligación de seguir reduciendo deuda. “Se han producido diecisiete bajas de las cuales dos han sido en cesión y el resto por rescisión o finalización de contrato o cesión; y se realizaron quince altas”, de las que sólo dos han tenido coste económico: Lucas Pérez del PAOK y Celso Borges del Nàstic de Tarrgona. Ello supondrá que para el curso 2015-2016 haya un repunte en el gasto asociado a la plantilla, aunque mitigado por la mejora de ingresos por televisión y un nuevo recorte, ahora del 8,5%, en los gastos de explotación.

 

La previsión del equipo que preside Tino Fernández es que, a los 18 millones que percibía por televisión jugando en Primera División, se le añadan ahora algo más de siete millones, por lo que la cifra definitiva alcanzaría los 25 millones, un 38,8% más. Este incremento no se refleja en el presupuesto de forma directa, ya que la dirección financiera que encabeza Jose González-Dans ha apuntado esta mejora como otros ingresos, ya que una parte del pago lo recibirá de La Liga.

En el resto de partidas, y por prudencia contable, el Dépor ha previsto una congelación de los ingresos por socios y abonados (5,45 millones) y competiciones (1,135 millones), mientras que en el área comercial prevén una caída del 15%, hasta los 5,25 millones, pero que atribuyen al modo en cómo se contabiliza el patrocinio de Abanca, que accedió a canjear parte de su deuda por activos publicitarios en el estadio de Riazor y la parte trasera de la camiseta de juego. De hecho, este año se ha ganado un patrocinador más, con la empresa china Juego Sports Limitated, cuyo logo aparece en la parte de atrás del pantalón.

Este plan de negocio es el que sustenta un plan de pagos con la banca y con Hacienda, y que en los últimos meses ha podido reestructurarse para liberar recursos y poder invertir en el equipo. Las quitas ya permitieron rebajar la deuda total de unos 167,5 millones a 115 millones al cierre de la temporada 2013-2014, importe que se rebajó en un 10,7% en el último ejercicio hasta los 102,73 millones.

 

La cifra continuará bajando este año, porque antes de que empezara la temporada el Dépor ya había pagado los 6,36 millones que le tocaba abonar a la Agencia Tributaria esta temporada, adelantando incluso la cuota de 3,36 millones que se fijó para enero de 2016 con el objetivo de ahorrarse parte de los intereses. En total, la deuda tributaria pendiente de pago asciende a 47 millones en el caso de la privilegiada, que es la que debe liquidarse en un plazo de siete años, con un interés nominal del 2%. Además, con el Fisco restarán pendientes de pago 3,8 millones con un vencimiento a 17 años, momento en el que se afrontarán los 19,18 millones de la subordinada.

Al cumplimiento con la Administración han colaborado Abanca y Banco Sabadell, que a mediados de julio refinanciaron un préstamo por 14 millones, que sitúa el vencimiento en la temporada 2031-2032 y establece una carencia de un año y medio, por lo que sólo pagará intereses hasta enero de 2017. Además, las cuotas serán crecientes y hasta 2023 sólo se afrontarán cuotas equivalentes al 20%, de manera que podrán asegurar con mayor comodidad que cumplen con Hacienda. Previamente, como ya se ha mencionado, la entidad financiera gallega aceptó recuperar 13 millones de un préstamo con un acuerdo de publicidad que irá cancelando cuotas hasta 2029, situándose al cierre del ejercicio en unos diez millones.

 

La ampliación de capital sigue quemando etapas

Uno de los compromisos derivados de todos estos acuerdos fue el de poner en marcha una ampliación de capital para captar un mínimo de 6 millones y un máximo de 7,82 millones, equivalente al volumen actual del capital social. Esta operación ya se encuentra en su tercera fase y, a falta de los datos definitivos de la segunda, en el primer tramo se obtuvieron 362.460 euros. En el actual período, abierto hasta el 31 de marzo de 2016, ya pueden acudir a la compra de acciones los actuales abonados del club que hasta ahora no poseyeran títulos.

El objetivo es diversificar aún más la propiedad de una SAD que cuenta ya con más de 22.000 accionistas, de los cuales ninguno controla más de un 10% de las acciones. De hecho, el principal inversor es la marca cervecera Estrella Galicia, que controla un con el 1,62% del capital. Pero también se persigue reforzar el patrimonio del Dépor, que arrastra un déficit de 90,571 millones de euros, lo que a efectos técnicos supondría su quiebra y disolución. Sin embargo, desde el consejo están convencidos de la viabilidad futura “con el apoyo financiero que reciban de sus accionistas y de terceros, fundamentalmente a través de la ampliación de capital en curso, de la refinanciación de la deuda, así como de su capacidad de generar beneficios y recursos suficientes”, según María Mercedes Silvestre, socia de auditoría de Auren.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles