El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Abdullah Al Thani se ha sentido engañado. El Málaga CF ha justificado el despido del director general del club andaluz, Vicente Casado, por “la pérdida de confianza por una serie de actuaciones llevadas a cabo sin una información previa y una autorización expresa del consejo de administración y de su presidente, que entienden que han ocasionado un grave perjuicio para el club”.

Entre estas decisiones controvertidas, según el presidente, están las “subidas de retribuciones salariales por parte del equipo directivo del club, que el consejo entiende que son desorbitadas, sin información ni autorización”. Además, otra cuestión que critican es “la venta de derechos económicos la Navidad pasada de algunos de los jugadores más importantes del Málaga CF: Castillejo, Camacho o Sergi Darder, a una sociedad domiciliada en Panamá con un señor venezolano como representante en unas circunstancias que no eran conocidas ni autorizadas por el presidente”.

Esta decisión ha provocado que el club andaluz no haya podido cobrar el 100% de los traspasos de estos jugadores, y que incluso en el caso de Darder se viera obligado a aceptar su pase al fútbol francés si no quería verse obligado a compensar al tercer inversor. Eso sí, se desconoce si esas operaciones respondían a las tensiones de tesorería de la entidad, que no acaba de alcanzar la estabilidad presupuestaria.

De esta forma, Al Thani considera “que quiere iniciar una nueva etapa mejor aprendiendo de todos los errores.” Para ello, el jeque catarí ya decidió antes del verano reforzar su supervisión del día a día con el nombramiento de su hijo, Nasser Al Thani, como vicepresidente y consejero delegado.

Cabe recordar que las abultadas pérdidas que ha acumulado el club en los últimos años se deben esencialmente a los excesivos costes de personal y amortizaciones en los que se incurrió con la llegada de Al Thani, dispuesto a construir un equipo de primer nivel a golpe de talonario sin hacer sostenible el negocio recurrente.

En la temporada 2011-2012, la primera en la que él se incorporó al Málaga, las pérdidas se dispararon a los 86,7 millones, y, tras un breve respiro en la 2012-2013, en la penúltima campaña se registraron números rojos por 8,9 millones. Se desconoce qué sucedió en la 2014-2015, para la que se presupuestó un beneficio de 120.000 euros.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles