El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Los actuales gestores del Deportivo de la Coruña se encontraron a su llegada con que el club mantenía negocios totalmente ajenos a su actividad ordinaria. Tras dos años en los que se ha buscado minimizar el impacto negativo de estas actividades, la dirección ha optado por aprovechar la situación de estabilidad económica para acelerar la reestructuración. Sólo dos semanas después de anunciar el cierre del gimnasio Zona Fit, en Riazor, han comunicado que salen totalmente de la gestión del espacio de restauración que tenían a pie de playa.

El Dépor ya cedió la explotación de la Sala de Eventos y la Sala Boite del Complejo Playa Club a un tercero el año pasado. Ahora, el mismo grupo coruñés de hostelería, del que no ha trascendido su identidad, también se quedará la gestión de “la zona de arcos y sus correspondientes terrazas, ampliando de este modo la oferta de restauración puesta en marcha a principios de este año”. Ello, tras la ejecución de la opción preferente de la que disponían para la zona conocida en la ciudad como Los Arcados.

Deportivo Coruña Los Arcados

El espacio de Los Arcados está a pie de playa de La Coruña, muy cerca de Riazor.

El consejo que preside Tino Fernández, y que ayer logró el aval mayoritario a las cuentas presentadas en la junta de accionistas, confía en que a medio plazo esta operación suponga un nuevo apoyo económico. El nuevo gestor podrá explotar los espacios hasta el 31 de agosto de 2042, fecha en la que finaliza la concesión que en su día firmó el expresidente Augusto César Lendoiro. Durante este período, la mercantil del Dépor que controlaba este negocio se mantendrá como “gestora de los alquileres derivados de la explotación por parte de terceras empresas del complejo Playa Club”.

Se desconocen los ingresos que obtendrán, aunque el club asegura que serán “importantes” y “garantizan beneficios reales y recurrentes durante los próximos años que se destinarán a cancelar la deuda originada con anterioridad y a generar futuros beneficios”. Según consta en las cuentas de la temporada 2014-2015, la sociedad Deporhostelería Playa Club, que se encargaba de este negocio, acumulaba unas pérdidas de 1,2 millones de euros en ejercicios anteriores.

Esta situación de números rojos es la misma que llevó al club a sentenciar al gimnasio Zona Fit, situado en los bajos de Riazor. Sólo entre enero de 2014 y 2015, el gimnasio había acumulado unas pérdidas superiores a los 130.000 euros, que al final acababan afectando a la capacidad del Dépor para reducir su endeudamiento o invertir en nuevos jugadores. Además, según se recoge en la memoria, en la última temporada se tuvo que conceder un préstamo participativo de 100.000 euros.

La entidad, que en la 2014-2015 logró salvar la categoría en la última jornada, cerró la última temporada con una cifra de negocio de 30,79 millones y un beneficio neto de 6,32 millones de euros. Este resultado se debió a la mejora de todas las fuentes de ingresos por el ascenso a Primera División, que se logró combinar con un menor ritmo de crecimiento de los gastos, tanto los asociados a la plantilla, que prácticamente se duplicaron, como los vinculados a la operativa del día a día.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles