El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén El Sporting de Gijón se encuentra en una delicada situación económica, pero el regreso a Primera División podría ser la cura a todos sus males económicos si, al menos, logra la permanencia un año más. El conjunto asturiano, con un patrimonio neto negativo de 15,9 millones de euros, prevé cerrar la temporada 2015-2016 con un beneficio neto de 8,71 millones, según la memoria anual a la que ha accedido Palco23. En ella, se admite que el regreso a la élite del fútbol español no salió gratis, ya que el ejercicio 2014-2015 se cerró con unas pérdidas de 2,46 millones.

Esta situación, fruto de una caída de los ingresos ordinarios y las plusvalías por traspasos, además de la ausencia de ayudas al descenso, afectó a la capacidad del club para atender a sus pagos. Ello se demuestra en la evolución de la deuda pendiente con la Agencia Tributaria, que en una sola temporada más que se dobló, al pasar de 5,44 millones a 13 millones de euros a 30 de junio de 2015.

Sporting Gijón Jugadores

El Sporting dispone de algo más de 14 millones para invertir este año en su plantilla.

 

Pese a esta situación, La Liga permitió la inscripción del Sporting en la competición porque pudo obtener un primer crédito puente, y ahora se encuentra negociando otro adicional, para afrontar los pagos. También los máximos accionistas, José Fernández y su hijo, Javier, concedieron préstamos por un valor conjunto de 1,4 millones. Todo, gracias a la previsión de ingresos por televisión para esta temporada, que alcanzan los 28 millones de euros después de un verano récord gracias a que se ha anticipado un año la venta centralizada y el nuevo modelo de reparto.

Esta cifra multiplica por diez la facturación que ha obtenido en las tres últimas campañas por este mismo concepto, y es el pilar sobre el que se sustentará la devolución de los compromisos contraídos para evitar una sanción administrativa por impagos con Hacienda antes de que acabe el año, como le sucedió al Elche CF este verano. Sólo para la temporada 2015-2016 están previstos 3,55 millones para intereses de la deuda a largo plazo.

Una de las claves para entender por qué el Sporting podría quedar totalmente saneado al comienzo de la próxima temporada es el escaso margen que le ha dado La Liga para gastar en su plantilla, de manera que el aumento de ingresos no irá acompañado en la misma proporción en la partida de gastos. Entre nóminas y amortizaciones, el club controlado por José Fernández prevé invertir 14,5 millones, cifra a la que hay que añadir 2,54 millones por el ascenso a Primera y que el club ha traspasado al ejercicio en curso para evitar que los números rojos fueran a más y pudiera sufrir una nueva sanción, en este caso por impagos a los futbolistas.

Se trata de una cifra que casi duplica los gastos de personal de la temporada 2014-2015 fruto de los sueldos más bajos que se pagan en Segunda, pero prácticamente supone destinar el mismo dinero que gastaron en la temporada 2012-2013, cuando ya estaban en la Liga Adelante y que pudieron cuadrar gracias a las ayudas al descenso.

“Las perspectivas para el ejercicio próximo son optimistas una vez conseguido el retorno a la máxima categoría del fútbol español, con el consiguiente incremento de ingresos que permitan la obtención de beneficios que faciliten el restablecimiento del equilibrio patrimonial”, confía el equipo directivo tutelado por Javier Fernández, vicepresidente e hijo del máximo accionista. “El mantenimiento de la categoría es fundamental”, advierte la auditora EB Auditores sobre los efectos que podría tener el regreso a Segunda para el calendario de pagos.

 

En este sentido, cabe destacar que el Sporting no sólo prevé crecer en ingresos por televisión esta temporada, ya que también ha presupuestado una importante mejora por socios y abonados. En concreto, prevé obtener 5,3 millones por esta vía, un 67,2% más que en la 2014-2015. Ello se debe al aumento de la masa social, que ha pasado de 18.200 a 22.500 abonados, y al alza de los precios de los pases de temporada al estar en Primera División. Además, para muchos fue un aliciente obtener un 20% de descuento si en el último año ya estaban en las gradas del Molinón.

El club también prevé doblar sus ingresos por competiciones, principalmente por la mejora de venta de entradas adicionales a los abonos, mientras que a nivel de publicidad se espera triplicar el negocio (de 1,6 millones a 4,1  millones de euros). En este último epígrafe no sólo se contempla la facturación por la publicidad perimetral del estadio, sino también acuerdos publicitarios existentes como el del Ayuntamiento de Gijón y otros renovados, como el de Mahou o IMQ.

En la vertiente del gasto también se prevé contención en la parte operativa, excepto en la destinada a servicios profesionales independientes. El club no detalla en qué han consistido estos trabajos, que le costarán un total de 2,675 millones de euros, que quintuplica la cifra destinada a este fin en la temporada 2014-2015 y casi duplica a la de la 2013-2014.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles