El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Rastar Group ha decidido elevar la inversión prevista en el RCD Espanyol. El grupo chino ha comunicado oficialmente que ha cerrado la compra del 54% del club y que mantiene la puerta abierta para alcanzar el 56%, pero, además, ha elevado de los 45 millones iniciales a más de 50 millones la inyección de fondos que realizará para sanear el balance de la entidad blanquiazul.

Fuentes del sector financiero explican a Palco23 que parte del dinero ya se ha destinado a cancelar el crédito sindicado que mantenían con la banca. A 30 de junio de 2015, restaban por pagar 40,51 millones de euros de los préstamos asociados a la construcción del estadio, con CaixaBank como líder de la operación y otras entidades involucradas como el Instituto Catalán de Finanzas (ICF), Banco Sabadell y Catalunya Caixa (ahora integrada en BBVA).

 

En reuniones con inversores de Rastar, el equipo de Chen Yansheng hablaba de créditos convertibles en acciones por 62,5 millones, con una capitalización máxima de 45 millones, como adelantó Palco23. Se da por hecho que la aportación de fondos al club ha sido vía préstamos participativos, ya que es inviable realizar una ampliación de capital sin antes someterlo a votación de la junta de accionistas; de hecho, el nuevo propietario no tomará posesión hasta mañana.

En cualquier caso, y dando por hecho que esos 40 millones se acabarán capitalizando, la operación permite rebajar considerablemente el endeudamiento de la entidad, que al cierre de la temporada 2014-2015 se situaba en 190 millones de euros. También sitúa al equipo directivo en una posición de mayor fortaleza para poder afrontar otros compromisos pendientes de pago, como los 12 millones de la UTE Stadium, formada por FCC y Copisa, que llevan años aplazando cuotas, y también el estricto calendario marcado por Hacienda. Además, podrán negociar pasivos existentes con un tipo de interés más acorde al nuevo escenario.

Rastar asegura en su comunicado que sus esfuerzos se centrarán inicialmente “en el saneamiento de la economía del club”. En su opinión, “es fundamental dotarlo [al Espanyol] de mayor fortaleza en su estructura financiera como paso inicial para impulsar sus parcelas deportiva y social”. Para ello, aseguran que realizarán una inversión “superior a 50 millones, que podría incrementarse en función de las necesidades y con la voluntad de asegurar la absoluta viabilidad de la entidad”.

Asegurada la viabilidad del club, Rastar avanza que propondrá “un plan estratégico a largo plazo que permitirá redimensionar la parcela deportiva, social y de expansión internacional”, con el foco puesto en China y el objetivo de tener repercusión fuera de España con presencia continuada en competiciones europeas.  Quieren, según dicen, otorgar la “estabilidad necesaria para que la gran base social y el modelo de formación deportiva del Club puedan generar una línea de crecimiento hasta ahora limitada por la falta de recursos financieros”.

Es una tranquilidad que en los últimos años no se ha podido conseguir, debido al elevado endeudamiento asociado a la construcción del RCDE Estadi y los pagos aplazados con la Agencia Tributaria durante años. La dirección, en los últimos años bajo el mando de Joan Collet, ha logrado eludir la suspensión de pagos, pero a costa de sacrificar la inversión en el primer equipo. Y, si bien se ha evitado perder la categoría, los resultados deportivos no han ayudado a mantener activa la masa social.

 

Dimisión en bloque del consejo bajo críticas

Ante la formalización de la venta del club, el consejo de administración anunció su dimisión en bloque, incluido el presidente, Joan Collet, y algunos miembros que han vendido sus acciones, como Anna Maria Fusté o Francesc Ciprés. “No sabemos cuál será el proceso a partir de ahora, y el club se queda sin consejo ni presidente. No es normal. No se ha hecho ni siquiera una transición, y no es una denuncia, pero el socio debe saber que pensamos que no estamos actuando con toda la responsabilidad”, ha explicado el ya ex primer ejecutivo, que no ha estado acompañado por ningún accionista.

A la espera de que Rastar finalmente anuncie mañana con más concreción sus planes, lo único que ya se conoce es la composición del nuevo consejo de administración que se reunirá mañana por la mañana. De los nuevos nombres, lo único conocido era que Chen Yansheng será el nuevo presidente, como se ha confirmado, y que Ramón Robert, hasta ahora controller, se convertirá en el nuevo consejero delegado después de haber actuado como nexo entre la nueva propiedad y el club.

Junto a ellos, y a propuesta de Rastar, en el nuevo consejo también estarán: Huang Ting, responsable del plan estratégico de Rastar; Lu Zuilan, vicepresidenta y vicedirectora del grupo chino con conocimientos en el área de marketing; Wang Lirong, vicedirectora de finanzas de Rastar, y Zheng Zefeng, responsable del área de innovación tecnológica de la firma. Por parte catalana, y como parte de los compromisos con la parte vendedora, estarán: Carlos García Pont, profesor de dirección comercial en la escuela de negocios IESE; Adolf Rousaud, socio del despacho Rosaud, Costas, Duran, que ha asesorado en la compraventa, y Mao Ye Wu, miembro del equipo fiscal y contable de dicha firma.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles