El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 El histórico acuerdo de televisión firmado por la Premier League para las próximas tres temporadas sigue allanando la llegada de nuevos inversores estadounidenses. Jay Moores, antiguo dueño de los San Diego Padres de la MLB, se ha aliado con Charles Noell, inversor de capital riesgo, para hacerse con el 100% el Everton FC por una cuantía que ronda los 200 millones de libras (260 millones de euros).

Los dos inversores, que podrían cerrar la operación antes de que finalice este mes, han estado las últimas seis semanas analizando las cuentas del club y el potencial del negocio, según Daily Mail. También han estado trabajando mano a mano con los actuales accionistas mayoritarios, que serían partidarios de abrir una nueva etapa: el presidente, Bill Kenwright, Robert Earl y Jon Woods.

Uno de los principales atractivos del club es su fuerte incremento de ingresos en las últimas temporadas, gracias sobre todo al lucrativo contrato audiovisual. Con 114,1 millones de euros es su principal fuente de ingresos, ya que el negocio vinculado al día de partido se reduce a 24,6 millones y el área comercial apenas genera 26,4 millones de euros, según el último informe Deloitte Football Money League.

Uno de los retos de los futuros nuevos dueños, según apunta el rotativo británico, es precisamente la búsqueda de un estadio alternativo a Goodison Park con el objetivo de incrementar la facturación por asistencia a los partidos. En este sentido, se está trabajando con el Ayuntamiento de Liverpool para levantar una nueva instalación en la zona del Walton Hall Park.

Este sería el cuarto movimiento accionarial que se realizaría en la Premier League en los últimos meses, después de que el dueño de los 76ers comprara el 18% del Crystal Palace, un inversor de la NHL tomara el 25% del modesto Bournemouth y el grupo chino CMC Holdings pagara 400 millones de dólares por el 13% del Manchester City.

 

El Olympique de Marsella busca comprador por 100 millones

Al otro lado del Canal de la Mancha, en Francia, es el Olympique de Marsella el que podría cambiar de manos a corto plazo. Margarita Louis-Dreyfyus, propietaria del club francés desde 2009 tras la muerte de su marido, ha iniciado la búsqueda de un inversor dispuesto a pagar 100 millones de euros por la propiedad de la entidad, que además necesitaría de una inyección adicional de otros 100 millones para sanear su balance.

La viuda del ex consejero delegado de Adidas ha aportado 40 millones de euros en el club desde 2009 para cuadrar las cuentas, pero ahora habría decidido cerrar el grifo y buscar una salida, según informa hoy L’Equipe. Su decisión de no poner más dinero provocó que a mediados de enero el director general, Philippe Pérez, dimitiera alegando “divergencias estratégicas y financieras”.

Uno de los principales problemas del club es la dificultad de competir en las actuales circunstancias con el Paris Saint-Germain (PSG) a nivel doméstico, pero también la pérdida de peso en competiciones europeas. De hecho, la última vez que ganó la Ligue-1 fue en 2010, y tampoco dispone de activos fijos para explotarlos comercialmente: el Vélodrome pertenece al Ayuntamiento de Marsella y lo único que existe es una negociación para fijar un arrendamiento a largo plazo de cuatro millones anuales.

La información del rotativo francés da a entender que la venta se encuentra en una fase muy inicial, en la que se ha conversado con potenciales inversores procedentes de India y EEUU. Precisamente del gigante norteamericano llegarán los nuevos dueños del Everton FC de la Premier League, que según Daily Mail sí tendría más encarrilado el cambio de propiedad.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles