El diario económico
del negocio del deporte

M.M.A. El futuro Camp Nou tendrá acento japonés. El FC Barcelona ha decidido que sea el despacho nipón Nikken Sekkei, en colaboración con el catalán Pascual i Ausió Arquitectes, el que se encargue de diseñar la remodelación de la actual estadio, un proyecto que contará con un presupuesto de 420 millones de euros si se tiene en cuenta su entorno. Las obras deberían estar listas en la temporada 2021-2022.

Nikken Sekkei, el mayor grupo de arquitectura de Japón y que emplea a 2.500 personas, cuenta con un importante bagaje en equipamientos deportivos, ya que suyos son los diseños del Tokyo Dome, el Niigata Stadium o el Saitama Super Arena. Su socio barcelonés, en cambio, apenas tiene proyectos en este ámbito, pero sí trayectoria en la remodelación de edificaciones existentes y construcción de viviendas. Se da la circunstancia de que la firma nipona decidió a finales de 2015 abrir oficina en Barcelona para crecer en Europa.

Camp Nou Nikken Sekkei

Recreación del Camp Nou diseñado por Nikken Sekkei y Pascual i Ausió Arquitectes.

La elección ha sido realizada por un jurado integrado por cinco miembros del FC Barcelona, cuatro miembros de la Junta Directiva y un arquitecto; tres miembros del Colegio de Arquitectos; y uno, del Ayuntamiento de Barcelona. Los representantes del club son Josep Maria Bartomeu, Susana Monje, Jordi Moix, Emili Rousaud y el arquitecto Juan Pablo Mitjans. Por parte del Colegio de Arquitectos de Catalunya (COAC), el decano, Lluís Comeron, y los arquitectos Arcadi Pla y Joan Forgas, mientras que el representante del Ayuntamiento ha sido Aurora López, gerente adjunta de Urbanismo.

El jurado asegura que la propuesta ganadora para el nuevo Camp Nou “destaca por ser abierta, elegante, serena, intemporal, mediterránea y democrática. Descompone y trata con ingenio la gran altura y amplitud fruto de la necesaria ampliación de la instalación”. Además, añaden que, respecto a las de sus rivales, “destaca por su relación con el entorno, dando profundidad, generando sombras y haciendo que los socios sean los protagonistas de la fachada y participen del espacio libre en todo momento”. Por último, “presenta una sutil y muy estudiada intervención en el entorno para facilitar la circulación y conseguir diversidad de usos urbanos en el Campus Barça, y garantiza una construcción clara y segura”.

Su proyecto se ha impuesto a las siguientes alianzas: AECOM + B720 Arquitectes (participó en la construcción del estadio olímpico de Guangzhou (China) y la renovación del FedEx Stadium de Maryland (EEUU); Arup Sport y Taller d’Arquitectura Ricardo Bofill (empresa mundialmente conocida, la primera, por diseñar el Estadio Nacional de Pekín); BIG, Idom y BAAS Arquitectes (la firma vasca se encargó de diseñar el nuevo San Mamés); Gensler Sport y OAB (suyo es el estadio de los Dodgers de Los Ángeles); KSS Architects y Mateo Arquitectura (la primera se encarga de la ampliación de Anfield); Populous, Mias Architects y RCR Arquitectes (el despacho americano diseñó el Emirates Stadium del Arsenal o Wembley), y Batlle i Roig, HKS Architects y COX.

Camp Nou Nikken Sekkei detalle

Detalle de la fachada, que estará acristalada y permitirá ver desde fuera el interior de las gradas.

El próximo hogar del Barça pasará a disponer de una capacidad para 105.000 espectadores. Además, tendrá una cubierta de 47.000 metros cuadrados para proteger a todos los aficionados; cuatro videomarcadores de alta definición; 6.000 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos; grada familiar con vistas a la calle en la zona más elevada de tribuna; ampliación de los espacios concesionados de restauración; vallas LED en primera y segunda gradería para publicidad y mensajes, y el gran cambio que debería permitir mejorar considerablemente los ingresos: 91 palcos VIP, cuatro superpalcos y un restaurante en la parte superior de la primera gradería, así como un pitch club con capacidad para 1.000 espectadores.

El calendario con el que se trabaja establece que durante este año se redacte el proyecto básico y ejecutivo, tanto del Camp Nou como del nuevo Palau Blaugrana, cuyo diseño ha sido adjudicado a la norteramericana HOK y la catalana TAC Arquitectes. No será un trabajo sencillo, primero porque hay que convencer al Ayuntamiento de la bondad del Espai Barça y, segundo, porque también deben cumplirse las etapas para que el Miniestadi diseñado por Batlle i Roig y que irá a la Ciudad Deportiva se inaugure en la temporada 2017-2018.

En total, el club de Primera División prevé invertir 600 millones de euros en todas las obras, procedentes a partes iguales de endeudamiento, recursos propios y venta del apellido de ambas infraestructuras. Para este último trabajo, la junta directiva ha contratado los servicios de la agencia Van Wagner.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles