El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén A tan sólo tres jornadas para que concluya la Liga BBVA, en los despachos de los clubes se viven semanas intensas. En juego no está únicamente la permanencia en la élite del fútbol español, con el impacto económico que eso supondrá la próxima temporada gracias al nuevo contrato audiovisual, sino también la llegada de nuevos inversores. Según distintas fuentes consultadas por Palco23, ya existe más de un preacuerdo de venta, supeditado a que el equipo en cuestión siga en Primera División.

Dos de los clubes que, según explican en la industria, estarían inmersos en esta situación son el Granada CF y el Getafe CF. Ambos equipos se encuentran peleando por la permanencia, junto a Rayo Vallecano, Sporting de Gijón y Levante UD. De hecho, se da la circunstancia de que el actual vagón de cola de la competición lo forman las entidades menos complejas de adquirir, al disponer de un accionista mayoritario con más del 50% de las acciones. Eso sí, Raúl Martín-Presa dejó claro en la última junta que no tiene intención de vender, mientras que la Fundación Cent Anys, que controla el 70% de los granotas ya dijo que no a la oferta de Robert Sarver, quien después se hizo con el RCD Mallorca.

“Hay clubes pactando ventas”, constatan en el entorno de La Liga, que asumen que es muy probable que este tipo de cláusulas se estén firmando por el impacto contable que tendría perder la categoría (casi diez veces menos por derechos de televisión). Ello, pese a que, como apuntan, con el paracaídas de ayuda al descenso la viabilidad económica de todos los equipos está ya garantizada tras un verano, el de 2015, muy complicado para el futuro de algunos por sus deudas con Hacienda.

Granada Getafe 650

Getafe y Granada, dos de los equipos que estarían inmersos en procesos de venta supeditados a la permanencia.

Otra persona de la industria apunta sobre la procedencia del capital que prepara su aterrizaje en España: “hay fondos saudíes, mexicanos y asiáticos ultimando operaciones”. Se da la circunstancia de que el Getafe ha firmado un acuerdo hasta final de temporada con la telecos árabe MCCI, aunque no ha trascendido que exista un interés más allá del publicitario. En cuanto al interés de Latinoamérica, existe el precedente de Carlos Slim, que tras invertir casi por casualidad en el Real Oviedo está a punto de subirlo a Primera, y la creciente llegada de magnates de la región para tomar posiciones en empresas españolas.

Y no debería sorprender a nadie que Ángel Torres, titular del 99% de las acciones del Getafe, esté buscando desinvertir. Es el primer club que siempre ha recomendado La Liga ir a visitar cuando han llegado potenciales inversores, hace unos años se negoció con un grupo árabe hasta que se probó que eran unos estafadores y él está a punto de cumplir 65 años y sin descendientes a la vista que puedan asumir el día a día en el corto plazo. De hecho, y como adelantó Palco23, este año se ha dado un paso hacia la profesionalización con el fichaje como primer ejecutivo de José María Duran, ex director financiero del RCD Espanyol y el RCD Mallorca.

Por lo que respecta al Granada CF, Gino Pozzo aseguró hace unos meses que las propuestas que le habían llegada por el conjunto nazarí eran insuficientes. La entidad ha estabilizado su cuenta de resultados y tiene una deuda poco relevante, tras lograr quitas del 50% durante el proceso concursal, pero en la industria explican que su posición en el tablero de la familia italiana ya no es tan interesante en comparación con el Udinese de la Serie A o el Watford de la Premier League.

Dos motivos sustentan esta pérdida de interés, según la industria: uno, el Granada sufre cada año para mantener la categoría y no deja de suponer un potencial riesgo económico, y dos, a nivel comercial está lejos de las capacidades del Udinese y el Watford, después de años sin encontrar un patrocinador estable. Los primeros, por ejemplo, además de que son propiedad histórica de la familia, han vendido el naming right del estadio a Dacia, mientras que los segundos se aseguran un elevado presupuesto desde hace un año gracias al contrato audiovisual de la Premier League.

Son dos factores que limitan la capacidad de generación de recursos, ya que los 30 millones que maneja el Granada están lejos de los 50 millones del Udinese o los más de 100 millones del Watford. Y eso es un problema en el momento en el que la tradicional forma con como operaba Pozzo ha sido cortada de raíz por la Fifa, al prohibir el uso de terceros (sean los propios accionistas o fondos de inversión) para financiar fichajes.

Además, el empresario italiano ha decidido ampliar sus negocios en la industria del fútbol con una triple alianza en China que puede exigirle disponer de liquidez para nuevas inversiones. Junto a la agencia de marketing local Desports y Media Base Sports, firma de Pere Guardiola y Mediapro, Pozzo quiere aprovechar sus conocimientos para “exportar la filosofía de gestión que funciona con éxito en clubes europeos y acortar las distancias comerciales entre el país asiático y Europa”.

Aunque se desconoce si es para cubrir esta nueva actividad, Pozzo constituyó a primeros de marzo la sociedad Diversify Sport Investment, con un capital social de 50.000 euros y el objeto social de “administración, dirección y gestión de acciones y participaciones de su propiedad en otras sociedades nacionales o extranjeras”. Junto a él, aparece como administradores solidarios Raffaele Riva, a su vez presidente ejecutivo del Watford, y Paolo Ronco, responsable de la implantación de empresas italianas en España del despacho Bartolome&Briones. Se trata de una firma distinta a Daxian 2009, que es a través de la que controla el club nazarí.

 

Un síntoma de la recuperación del fútbol español

Tanto desde La Liga como desde el Consejo Superior de Deportes (CSD) siempre valoran de forma muy positiva la llegada de inversores reales al campeonato, ya que consideran que es el fruto más importante que se está recogiendo del control económico que se instauró en 2012. En apenas año y medio, el monto económico asociado a relevos accionariales ha superado con creces los 200 millones de euros.

El primero en hacer las maletas rumbo a España bajo este nuevo escenario que se avecinaba fue Peter Lim, que tras varios meses de negociaciones, en diciembre de 2014 hacía efectiva su entrada en el Valencia CF. El empresario, que asumió toda la deuda de la Fundación para hacerse con el 70,06% del capital, también ha capitalizado 100 millones de euros que prestó al club a través de dos líneas de préstamos participativos. Además, ha prestado otros 100 millones para poder seguir funcionando sin problemas de tesorería en lo que resta de temporada.

Wang Jianlin, por su parte, ha negado estos días las informaciones que le vinculaban al AC Milan y al Inter, ya que su principal interés en este segmento es el Atlético de Madrid. El magnate del sector inmobiliario, que en paralelo está desarrollando el gigante Wanda Sports, tomó el 20% del club español por 45 millones y, además, le subvencionó con otros 15 millones para desarrollar la Academia.

El RCD Espanyol también encontró su tabla de salvación en el gigante asiático. El empresario Yansheng Chen, a través de su grupo de entretenimiento Rastar Group, se ha hecho con la mayoría accionarial del club y ha cancelado una parte importante de la deuda, que lastraba temporada tras temporada la cuenta de resultados y la capacidad para retener talento o mejorar la plantilla.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles