El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 El negocio de la reventa de entradas está ampliamente asentado en EEUU, y uno de los principales operadores ha querido aprovechar la posibilidad de hacerse con uno de los activos más mediáticos que saldrán al mercado. StubHub ha firmado un acuerdo de patrocinio con los Philadelphia 76ers, por el que su logo aparecerá en la parte delantera izquierda de la camiseta a partir de la temporada 2017-2018.

El contrato, del que no han trascendido los datos económicos, se extenderá durante tres ejercicios. Como ya anunció la NBA, las camisetas que incorporen publicidad sólo podrán comercializarse en los puntos de venta propios de la franquicia en su pabellón. “La esencia de nuestra relación con StubHub es nuestra cultura compartida y la ambición de innovar, lo que nos lleva a reimaginar la activación de la asociación tradicional y continuamente preguntarnos, ¿y si?”, ha valorado el consejero delegado de los 76ers, Scott O’Neil.

76ers StubHub Camiseta 650

StubHub es una de las primeras empresas en aprovechar la nueva oportunidad de la NBA.

El presidente de StubHub, Scott Cutler, ha indicado que este patrocinio no sólo les proporcionará visibilidad global, sino que “también sirven como socios y colaboradores increíbles, y esperamos seguir innovando continuamente juntos y mejorar la experiencia de los aficionados”. El ejecutivo se refiere a la alianza previa que firmaron en febrero para lanzar una web de venta de entradas, en lo que también suponía una de las primeras incursiones del portal de ticketing en el mercado primario.

La compañía norteamericana también participa en otro de los proyectos del equipo de la NBA, como es el Sixers Innovation Lab Crafted by Kimball. Se trata de un centro de innovación que quiere ayudar a las start up dirigidas a la industria del deporte y el entretenimiento para que consoliden su plan empresarial.

 

La primera prueba fue en el All-Star

La fórmula escogida es muy similar a la que se utilizó con Kia en durante el All-Star de 2016. Es decir, un logo de reducidas dimensiones (2,5 pulgadas de alto y ancho) que irán a la izquierda de la parte frontal de la camiseta, reservando el derecho a Nike. Sin embargo, y a diferencia de lo que sucedía hasta ahora con los grandes acuerdos de la competición, será cada franquicia podrá encargarse de negociar su propio patrocinador.

Eso sí, por el momento seguirá siendo una prueba piloto, aunque en esta ocasión por un período de tres años y sólo a partir de la temporada 2017-2018, una vez que entre también en vigor el nuevo contrato con Nike y que, a diferencia de lo que sucedía hasta ahora con Adidas, también permitirá que su logo aparezca en la ropa de juego. Gracias a esta decisión, la organización ha estimado unos ingresos totales por valor de 100 millones de dólares (89,2 millones de euros) por año para el conjunto de franquicias.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles