El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 La banca confía en la AS Roma. El conjunto italiano ha firmado un crédito de hasta 30 millones de euros con Goldman Sachs para sufragar los costes del desarrollo previo a la construcción del nuevo estadio, que en total exigirá una inversión cercana a los 450 millones de euros. El club, a través de la filial Stadio TDV SpA, deberá devolver el dinero en un plazo de 22 meses, aunque tendrá opción a amortizarlo de forma anticipada.

La entidad financiera ha desencallado la operación asegurándose que el AS Roma prestará al menos otros 30 millones a su filial, de manera que se conseguirían los 50 millones previstos para trabajos previos. Ese dinero en ningún caso podrá servir para ir devolviendo el crédito firmado, a no ser que no pueda hacer frente con sus propios recursos a los vencimientos. El interés pactado es del 6% anual y, en este caso, la filial creada para la construcción del estadio deberá devolver esta segunda ayuda en 28 meses.

Stadio della Roma 650

El estadio tendrá capacidad para algo más de 52.000 espectadores.

El contrato de financiación también incluye que la matriz del grupo, controlado en un 79%  por un grupo de inversores liderado por el estadounidense James Joseph Pallotta, se compromete a afrontar los pagos en caso de que la filial del estadio o la del club de fútbol incumplan sus pagos, con unas garantías por valor de 32 millones de euros.

Este acuerdo llega poco más de un año después de que la propia Goldman Sachs liderara la refinanciación de la deuda del club italiano, con un préstamo de 175 millones de euros cuyo vencimiento se situará en 2020. En la operación también participó como asegurador del préstamo la rama milanesa de UniCredit Bank, que hasta agosto de 2014 controlaba el 31% del equipo.

Ahora está por ver cómo se obtiene la financiación para el grueso de las obras, que permitirán a la entidad abandonar el Estadio Olímpico, de titularidad pública, para trasladarse a un nuevo recinto con una capacidad para 52.500 personas y que deberá esperar más allá de 2017; el proyecto ha ido sufriendo retrasos, y sólo ahora, con la candidatura olímpica, parece que podría acelerarse la tramitación administrativa. La inversión rondará los 450 millones, tanto para levantar el nuevo estadio como un centro de formación, zona de ocio y parque de negocios.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles