El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 El Girona FC quiere tener un balance más que saneado en la próxima temporada. TVSE Futbol, el grupo francés que adquirió el 80% de las acciones a mediados de 2015, ha convocado una junta extraordinaria de accionistas para el próximo 11 de julio, con el objetivo de ampliar capital en 3,8 millones de euros mediante compensación de créditos, una opción ya apuntada por este diario cuando se aprobó la línea de préstamos participativos.

El club someterá a votación la puesta en circulación de 380.000 nuevas acciones que pasarán a manos del ya máximo accionista, que tras esta operación pasará a controlar cerca del 90% de la entidad. Esta ampliación de su peso en el mapa de socios implicará también una renovación del consejo de administración, además de reformar los estatutos para rebajar el número mínimo de vocales “a fin de dar más flexibilidad al consejo”, justifican en la convocatoria.

Girona City Lift 650

El Girona debe ganar este fin de semana a Osasuna para subir a Primera. /Girona FC

El consejo de administración está presidido actualmente por Ignasi Mas-Bagà, exejecutivo de Mediapro y La Liga que asumió también la dirección general del club tras el cambio accionarial. Junto a él también están el vicepresidente Salvador Capdevila, abogado gerundense que está en el consejo desde 2010 y que es quien podría ahora ser cesado; Joel Borrás, también vicepresidente y ejecutivo de Media Base Digital, empresa de Mediapro, que asesoró en la venta, y como vocales el abogado David Sánchez y Albert Mateos, responsable del área social.

Cabe recordar que esta aportación de recursos por parte de TVSE Futbol se realizó en diciembre de 2015 con el objetivo de “afrontar las deudas generadas por el concurso de acreedores”, según expuso entonces Mas-Bagá en la junta de accionistas. El club logró abandonar la tutela judicial el pasado año, después de lograr quitas del 40% y comprometerse a abondar el 60% restante, unos 4,5 millones de euros, en cuotas idénticas durante seis años. Es decir, unos 750.000 euros por ejercicio, casi un 18% de todos los ingresos que generaba hasta ahora en Segunda División.

La ampliación de capital no sólo reforzará el patrimonio mediante la reducción de la deuda, sino que también apuntalará el saneamiento a las puertas de un ejercicio en el que el club trabajará con un presupuesto mayor. Tras no lograr el ascenso y verse obligado a continuar un año más en Segunda, el equipo ya sabe que pasará de 5,4 millones en ingresos por televisión a unos 5,92 millones de euros netos, descontados los pagos a AFE y las distintas contribuciones pactadas en el Real Decreto que regula la venta centralizada.

En la temporada 2014-2015, la última con datos auditados disponibles, el resultado de explotación fue positivo por primera vez en muchos años, con 128.740 euros, mientras que los ingresos se situaron en torno a los 4,7 millones de euros. Para esta temporada, la previsión es mejorar la cifra de negocio, y no sólo por los derechos de televisión, que pasarán de 2,5 millones a unos 5,4 millones ya en la campaña 2015-2016. Mas-Bagá explicó que la facturación por “abonos, así como en publicidad y patrocinios ha pasado de 193.918 euros la temporada pasada a 485.400 euros a 31 de octubre de este año”.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles