El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén La actividad del Real Madrid este verano ha estado más marcada por la salida de futbolistas que por la llegada de nuevas estrellas. En paralelo, la entidad ha firmado nuevos patrocinios globales y centrado sus esfuerzos en EEUU. Una combinación de factores que a la dirección le hacen prever que la temporada 2016-2017 se cerrará con una facturación de 675 millones de euros, la cifra más alta en la historia de la entidad.

En realidad, según la memoria anual a la que ha accedido Palco23, la previsión es que el negocio ordinario sólo avance un 1,8%, hasta 631,5 millones de euros, ya que el salto más importante se daría en la partida de plusvalías por traspasos de jugadores, que pasará de cero en 2015-2016 a 43,69 millones este ejercicio gracias a las ventas de Jesé Rodríguez al Paris Saint-Germain (PSG) y de Denís Chéryshev al Villarreal CF.

La tímida subida que se prevé responde a varios motivos, aunque el principal es que en la última campaña se consiguió la Champions League y, por prudencia contable, es un escenario que los clubes jamás presupuestan; de hecho, por norma se contempla como plausible en los casos de Madrid y FC Barcelona el ganar la Liga y alcanzar los cuartos de final de la máxima competición continental.

 

Además, según explica el propio club en su memoria, la facturación por la gira estival de este verano en EEUU ha sido inferior a la obtenida en 2015, cuando el primer equipo viajó a Australia y China, en la primera edición que la International Champions Cup viajaba a estos territorios. Según publicó Marca en julio y la entidad no desmintió, el pasado verano se percibieron unos 20 millones, por los 12 millones de euros de esta edición.

La de ingresos por competiciones es la única partida que cae, ya que se contempla mantener estable el negocio por la explotación del Santiago Bernabéu y por los derechos de televisión, ya que en el actual ciclo aún no se prevén sustanciales mejorar para los dos gigantes del fútbol español. En cambio, en el área de patrocinios se espera una subida del 16,8%, hasta 248,3 millones, gracias a la entrada en vigor de nuevos acuerdos globales como el de Hankook y Hugo Boss, así como la ampliación de algunos contratos regionales, como el de Nivea.

En cuanto a la partida de gastos (514,2 millones, un 12,5% más), la dirección ya no ha tenido que incluir en sus cuentas nuevas provisiones por los litigios en los que se encuentra inmerso. Sin embargo, empiezan a introducirse algunos cambios, como el hecho de que la entrada en vigor del Real Decreto Ley que regula la venta centralizada de las retransmisiones “establece la asunción por los clubes de un coste del 7% de sus ingresos televisivos destinado a contribuciones a distintos organismos y entidades”.

“Los gastos de personal evolucionan de acuerdo a los contratos y composición de las plantillas deportivas”, añaden sobre la principal inversión que realiza anualmente el Madrid; en esta ocasión, el alza es del 10,2%, hasta 338,3 millones.  Además, como puede verse en el cuadro, los cálculos en las oficinas de Concha Espina apuntan a una nueva reducción en la partida de amortizaciones de inmovilizado, fruto de las menores inversiones en fichajes en los veranos de 2016 y 2015.

En total, el beneficio antes de impuestos que se pretende conseguir esta temporada es de 50,16 millones de euros, el segundo más alto de los últimos cuatro años y siete millones por encima de 2015-2016, cuando el resultado neto se vio impactado por la obligación de incluir en las cuentas anuales el importe de la sanción impuesta por la Comisión Europea (CE).

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles