El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Peter Lim sigue siendo el principal pulmón financiero del Valencia CF. El magnate singapurense, que el curso pasado capitalizó préstamos por 100 millones de euros para apuntalar el patrimonio del club, prestó de forma simultánea otros 22 millones para evitar tensiones de tesorería. El máximo accionista, que elevó su participación del 70,06% al 82,33%, tiene pignorados los derechos económicos sobre los jugadores del club como garantía de los préstamos.

Esa operación explica que la deuda neta se rebajara de forma considerable entre junio de 2015 y 2016, al pasar de 334,4 millones a 264,3 millones de euros. El sistema de cálculo tiene en cuenta el saldo neto de las cuentas a cobrar y pagar por traspasos de jugadores; la financiación recibida por terceros, ya sea un accionista, un banco o un fondo de inversión, aminorados por la tesorería y equivalentes. La deuda bruta apenas varía, ya que no tenía excesivos deudores por ventas de futbolistas y su posición de tesorería sólo supera ligeramente los 6 millones de euros.

Peter Lim Valencia CF

Peter Lim, máximo accionista del club ché, capitalizó 100 millones a principios de año.

El gran lastre de la entidad sigue siendo el abultado endeudamiento bancario, que sigue por encima de los 200 millones de euros. El único “factor mitigante” que aprecia La Liga, de hecho, es que sólo 30,5 millones de euros corresponden a pasivos que deberán cancelarse en los próximos tres años, después de los acuerdos alcanzados con las entidades financieras en el marco del cambio accionarial.

El principal acreedor es Bankia, a la que se le adeudan por un lado 155 millones del crédito que se solicitó para construir el nuevo estadio y que vence en 2029; está garantizado con los terrenos donde se ubica Mestalla. La entidad presidida por Ignacio Goirigolzarri, además, tiene 56 millones prestados al club que sólo podrá recuperar en función de cómo evolucione el ebitda en los próximos años y sujeto al cumplimiento de algunos parámetros. Según cómo, se produciría una quita en 2024 cuando venza el acuerdo.

Lo mismo sucede con Caixabank, aunque en su caso la exposición a quitas se limita a unos cinco millones de euros. Además, también mantiene un préstamo de 20,65 millones que vence en 2028 y que está garantizado con los ingresos por la publicidad estática de Mestalla y el patrocinio de Damm. En ambos casos, las primeras amortizaciones no están fijadas hasta la temporada 2017-2018.

Los compromisos pendientes con otros clubes por fichajes de futbolistas sí se han reducido, al pasar de 20,98 millones a 13,35 millones de euros. El resto de compromisos comerciales también se han atajado en cierta manera. Sin embargo, los costes financieros siguen siendo una importante losa, con más de diez millones de euros anuales.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles