El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén El Villarreal CF está a punto de cerrar una de las múltiples negociaciones que existen hoy en La Liga para vender los naming rights de un estadio. El nombre no es definitivo, aunque su presidente, Fernando Roig, ya habla de pasar de El Madrigal al “Estadio de la Cerámica“, y, según explican fuentes del propio club, “las negociaciones están avanzadas” para que varias empresas de este sector realicen a cambio una aportación económica.

Se trata de una fórmula alternativa a la ya conocida, ya que la instalación no llevará el nombre concreto de una compañía, sino la de toda una actividad económica. “De esta manera, el nombre del estadio como tal no será de ninguna marca, pero servirá de promoción de la marca de la provincia a nivel nacional e internacional”, comentan sobre esta novedosa estrategia, con la que la entidad quiere seguir apoyando la difusión de Castellón.

El Madrigal Villarreal Barça 650

El Madrigal tiene una capacidad para 24.500 espectadores y no se ampliará.

Los términos económicos sobre los que se mueve esta operación no han trascendido, aunque el último contrato de naming rights que se firmó en España y que, por magnitudes del club, podría ser similar, es el de Power8 con el RCD Espanyol. En virtud de aquel vínculo, el conjunto perico cobraba 2,75 millones de euros por curso a cambio del nombre del estadio, que se complementaban con 2,25 millones por la publicidad en la camiseta.

En el caso del Villarreal, el aliciente para las compañías que apuesten por este patrocinio es que figurarán como partners del club y tendrán visibilidad, ya sea con su nombre o su logotipo, en algunas partes de la fachada de El Madrigal. Además, y en el marco de la renovación que se está haciendo del equipamiento deportivo, se está revistiendo todo el estadio con este material. ¿El objetivo? “Que se sepa en el mundo que aquí gran parte de la economía se basa en la cerámica”, argumentan.

La idea es que “diversos grupos azulejeros de la zona” apoyen la iniciativa, con Pamesa a la cabeza como actual patrocinador principal del Submarino amarillo y como empresa que a su vez está controlada por Roig y ya da nombre a la ciudad deportiva. Por ahora no ha trascendido la identidad de las otras corporaciones que podrían sumarse al proyecto, aunque en esta provincia de la Comunidad Valenciana existe un importante clúster azulejero.

Además de la compañía de la familia Roig, que facturó 400 millones de euros en 2015, en esta zona también tienen su sede grupos como Porcelanosa, a la cabeza de esta industria con unas ventas de 800 millones y que en el pasado ya colaboró con el club, y Tau Cerámica, que entre 1986 y 2009 dio nombre al Baskonia de la ACB y ha regresado este año al baloncesto con el Castellón de LEB.

Pero hay más, como Grupo Halcón, Grespania, Keraben, Keros o Saloni. Un estudio de KPMG sobre el sector publicado en mayo cifraba la facturación de las 21 principales empresas en 1.513 millones de euros en 2014, con las exportaciones suponiendo el 80% del negocio. De ahí el interés que puede tener para todas ellas la adquisición de forma conjunta de los naming rights del estadio, ya no sólo por la presencia del Villarreal en competiciones europeas, sino también por la creciente visibilidad de la Liga Santander en todo el mundo.

 

Acciones para dinamizar la provincia de Castellón

El formato elegido para vender los naming rights casa bastante con la filosofía del club, que desde 2004 promueve el proyecto Endavant, con el que “colabora con el crecimiento, el impulso y la difusión de la ciudad Vila-real y la provincia de Castellón”, siempre a través del deporte, la educación, la cultura y las acciones sociales. En este sentido, destaca su pionera decisión de apoyar económicamente a otros clubes de la región en disciplinas como fútbol sala, atletismo, voleibol, baloncesto o natación.

Este trabajo, muy próximo a lo que en una empresa normal se reconocería como responsabilidad social corporativa (RSC), le valió el reconocimiento de la Cámara de Comercio de Castellón, que en diciembre de 2015 premió al club de fútbol por su labor en la internacionalización de la provincia. Al mismo tiempo, no deja de ser una herramienta más de la entidad para captar nuevos aficionados más allá de su municipio, en un contexto en el que muchos clubes admiten la dificultad de atraer a los más jóvenes ante el peso mediático de Real Madrid y FC Barcelona.

Con 18.200 abonados aproximadamente, el Villarreal CF se encuentra en la franja baja de la Liga Santander por implantación social. El Madrigal tiene una capacidad para 24.500 espectadores, por lo que el margen de crecimiento es importante y de ahí que la remodelación planteada en ningún caso implique un aumento del aforo.

El proyecto de remodelación, que se inició antes del verano, contempla la renovación completa de la fachada para revestirla de cerámica, como se había mencionado previamente. Además, se tirará abajo el pabellón existente para dar paso a una gran plaza que permitirá aprovechar comercialmente los bajos de El Madrigal y mejorar la seguridad con nuevas salidas para evacuaciones. A cambio, se levantará un nuevo pabellón más moderno para no reducir la oferta de la ciudad. Previamente, se recortaron dos filas de asientos de la grada para dar amplitud a la zona del terreno de juego y se mejoraron varias dependencias.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles