El diario económico
del negocio del deporte

M.M.A. Optar a ganar la Euroliga tiene un alto precio. Al menos, en los casos de Real Madrid y FC Barcelona. Ambos clubs de la ACB, los que más títulos atesoran, han asumido unas pérdidas operativas anuales en sus respectivas secciones que superan los 20 millones de euros por temporada. En el caso de los blaugrana, además, el problema es mayor, ya que su vocación polideportiva le obliga a sacrificar una parte de las ganancias en pro de mantener en la élite a los equipos que tiene en distintas disciplinas. En 2015-2016, sus pérdidas operativas subieron a 35,88 millones de euros, un 10,4% menos, según la documentación que se aprobará el próximo sábado y a la que ya ha podido acceder Palco23.

El gran problema que arrastran estos equipos es su escasa conexión con los aficionados, que en gran medida son socios por el fútbol. De hecho, la única sección con unos ingresos importantes por cuotas de abonados es la de baloncesto, con 669.000 euros, mientras que el balonmano y el fútbol sala sólo generaron 3.000 euros y 2.000 euros, respectivamente. Ello se debe a que el club decidió que cualquier miembro pueda acudir gratis a estos partidos siempre que haya entradas disponibles, con el objetivo de fomentar la asistencia y el seguimiento de estos deportes.

Barça Seccions 650

El Barça puso la semana pasada a la venta la camiseta de las secciones profesionales.

A nivel audiovisual, el negocio conjunto de baloncesto, balonmano, fútbol sala, hockey patines y demás es de 1,64 millones de euros, mientras que la participación en torneos oficiales supuso la entrada en las arcas de 1,73 millones, un 99% de los cuales gracias a la canasta. Los patrocinios pasaron de 3,04 millones a 5,61 millones de euros, un aumento que responde a la entrada en vigor del contrato de patrocinio con Lassa Tyres, fabricante turco de neumáticos que da nombre a todo el polideportivo y también puede utilizar la imagen de los jugadores del primer equipo de fútbol en sus campañas.

El mayor agujero es el del grupo que hasta el año pasado entrenaba Xavi Pascual, con unos números rojos de 22,47 millones de euros. Apenas es una reducción de 150.000 euros respecto a 2014-2015, pero casi dos millones menos que su eterno rival, ya que los blancos han afrontado en los últimos años importantes primas gracias a todos los títulos obtenidos. Pese a todo, son los resultados menos negativos desde 2007-2008, campaña en la que las pérdidas de la sección siempre han estado por encima de los 20 millones de euros.

La reducción de estos números rojos no se trata en ningún caso de un menor gasto en salarios, que subieron un 15,6% y alcanzaron los 21,3 millones de euros. Esta subida se vio compensada por un aumento de los ingresos, en un 58%, hasta 6,81 millones de euros. En esta mejora influyó tanto por la cesión del nombre y el frontal de la camiseta a Lassa y prácticamente triplicó el negocio (3,12 millones), como por la compra de las retransmisiones de la ACB por parte de Movistar+ (1,5 millones).

 

La mejora en esta disciplina contrasta con los menores emolumentos del balonmano, que aún así pegó un fuerte recorte (-37,5%) a sus pérdidas operativas, que se situaron en 5,17 millones. Ello responde a las plusvalías por el traspaso de Karabatic al PSG, que dejó 1,5 millones en caja, pero también a que los gastos de personal bajaron de 7,2 millones a 5,6 millones, mientras que los gastos de explotación pasaron de 2 millones a 1,7 millones.

A nivel de negocio ordinario, el mismo se vio ligeramente resentido por la caída de los ingresos audiovisuales, que se redujeron a apenas un tercio en comparación 2014-2015, hasta 136.000 euros, tras la entrada en vigor del contrato entre Asobal y Movistar+. También cayeron los recursos por participación en competiciones, mientras que la factura comercial mejoró gracias al mencionado acuerdo con Lassa, que el Barça fracciona entre las secciones según el valor de los activos.

Por lo que respecta al hockey patines, sus números rojos fueron los más bajos desde 2008-2009, con 2,27 millones de euros. En su caso, la única fuente de ingresos real son los comerciales, que se doblan por el mismo efecto antes mencionado, mientras que el gasto en personal se contrajo un 23,5%, hasta 1,85 millones. En cuanto al fútbol sala, la sección que más reconocimiento ha ganado en los últimos años, estabilizó su resultado negativo en 4,3 millones de euros, ya que la mejora de ingresos absorbió un ligero aumento del gasto en nóminas, que alcanzó los 3,72 millones.

Bajo el epígrafe del resto de secciones, en la que se encuentran los equipos aficionados de rugby, atletismo y voleibol, entre otros, también contuvieron las pérdidas en torno a los 1,5 millones de euros, pese a que en su caso no hubo tal sustancial mejora del negocio.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles