El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Es uno de los detalles que pueden pasar inadvertidos, pero que también hablan del buen momento que vive la marca FC Barcelona y la propia ciudad como reclamo turístico. El negocio del Camp Nou al margen de la venta de abonos alcanzó cifras récord durante la temporada 2015-2016, con más de 80 millones de euros de facturación, que supondría rebasar los 100 millones si se contabilizara también el negocio del museo, muy vinculado a la visita del estadio.

El grueso de estos recursos los generó la venta de entradas en taquilla, impulsada también por el cada vez mayor uso que los socios realizan del Seient Lliure, el sistema de liberación de asientos y que, por primera vez en la historia, superó las 800.000 operaciones en un solo curso; de media, los abonados pusieron a la venta 27.534 butacas por partido, un 10,5% más. “Se marcó un máximo histórico”, enfatiza el club en su memoria anual, entregada hoy a los socios compromisarios.

Barça Atleti 650

El Barça-Atleti de la anterior fue uno de los partidos de mayor asistencia.

En total, el Camp Nou superó los 56 millones de euros, con los tickets para asistir a un partido de La Liga como gran reclamo. Las ventas de este segmento se dispararon un 17%, hasta 37,12 millones de euros. También mejoró el negocio vinculado a la Copa del Rey, con un alza del 43% y 2,03 millones, y el asociado a los torneos de verano: Gamper y Supercopa de España, que no están incluidos en los abonos de los socios, generaron 7,11 millones, un 259% más porque en la 2014-2015 no se disputó el torneo que enfrenta a los ganadores de Liga y Copa y supusieron 3,8 millones.

Por el contrario, el hecho de no clasificarse para las semifinales de Champions League hizo que la venta de entradas para este torneo cayera un 22%, hasta 9,77 millones de euros, aún así la segunda cifra más alta de los últimos cuatro años. Es decir, que en comparación con campañas en las que tampoco se alcanzó la última eliminatoria previa a la gran final, también se mejoró la generación de ingresos por aficionados puntuales.

Esta mejora también se tradujo en la asistencia media a los encuentros celebrados en el Camp Nou. “Este año vinieron al estadio más de 4.000 personas de media en comparación con la temporada 2014-2015, con notorios incrementos en todas las competiciones excepto en Champions por el menor atractivo de los rivales”, desarrolla la entidad.

Se da la circunstancia de que las mejores entradas se dieron en los partidos no incluidos en el pase de temporada de los socios, con 91.628 personas en el Gamper y la Supercopa de España, un 26% más. En Copa del Rey, el alza fue del 40%, con 67.103 aficionados en la grada de media, aumento también atribuible a que se avanzaron más rondas y, por lo tanto, se elevó el nivel de los contrarios. En Liga, el incremento fue el 2,7%, hasta 79.724 seguidores, también la cifra más alta de la historia reciente, mientras que en Europa se retrocedió un 7%, hasta 74.651 personas.

 

A toda esta actividad se le añade la explotación de productos VIP, que se disparó un 17% entre 2014-2015 y 2015-2016, y alcanzó los 17 millones de euros. El Barça alega varias razones que explican esta evolución positiva: la venta online de un servicio exclusivo para el Palau Blaugrana, la mejora de los servicios de restauración con el estreno del Espacio Gastronómico Roma 2009, o la conversión de la pista de hielo en un reservado con actividades el día de El Clásico.

El club espera seguir potenciando este negocio en 2016-2017, a la espera de que viva una auténtica revolución con la remodelación del estadio. “La ampliación de eventos, más el networking para empresas, los welcome pack únicos, o la mejora de atención serán algunas de las novedades”, avanzan, con el objetivo de “seguir creciendo juntos y fidelizar a los clientes”.

Pero no todo el negocio del estadio se centra en los días de partido, ya que el área de eventos sigue creciendo a ritmos de doble dígito y en la última temporada facturó siete millones de euros. En este periodo se gestionaron 408 actos, incluidas nuevas acciones como cenas de Navidad, reuniones corporativas o eventos de gala, aunque dos eventos en sí explican la fuerte mejora: el concierto de Bruce Springsteen y la celebración de la final de la liga francesa de rugby, que se trasladó a Barcelona por la falta de espacios en Francia a causa de la Uefa Euro 2016.

Al negocio del Camp Nou hay que añadir el del Palau Blaugrana, que creció un 22% y alcanzó los 1,46 millones de euros. El grueso corresponde al baloncesto, que vendió entradas por más de 1,2 millones de euros, aunque el club destaca que “la venta de entradas en el resto de secciones ha mejorado un 40%, mientras que en el Mini ha caído un 80% a causa del descenso de categoría” del filial de fútbol.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles