El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 El relevo accionarial en el Inter de Milán se ha acabado trasladando a la primera línea ejecutiva. El club ha emitido un comunicado en el que anuncia que ha aceptado la renuncia de Michael Bolingbroke como consejero delegado, cargo que ahora pasará a ocupar un ejecutivo de Suning, el grupo chino de distribución que tomó la mayoría del capital durante el verano.

Fichado en julio de 2014 del Manchester United, donde fue director de operaciones durante siete años, el directivo británico no ha conseguido revertir las maltrechas finanzas del club italiano ni devolverlo al primer plano en el ámbito de los patrocinios. Este desafío ahora recaerá en Jun Liu, vicepresidente de Suning Sports y quien asume de forma interina, en principio, esta posición.

Inter Milan Michael Bolingbroke

Michael Bolingbroke fichó por el Inter en 2014, tras siete años en el Manchester United.

La multinacional asiática confía en que este cambio “permitirá un proceso de toma de decisiones más claro y rápido, estableciendo una conexión directa con Suning, el máximo accionista del Inter”. De hecho, su papel será el de ejercer de “puente” entre las dos partes, “proveyendo acceso directo a su vasta red de servicios corporativos”.

El cambio en la dirección general se produce una semana después de que la junta de accionistas aprobara las cuentas de 2015-2016, en el que la mejora de ingresos en un 21,6%, hasta 241,4 millones de euros, no sirvió para reequilibrar el presupuesto. De hecho, esta evolución sólo sirvió para que los números rojos se redujeran de 140,4 millones a 59,6 millones de euros.

El Inter no ha desvelado en qué momento aspira a alcanzar la rentabilidad, más allá de aludir a un plan a largo plazo que, aseguran, se está cumpliendo. Una parte esencial de esta estrategia es el saneamiento de un balance con elevadas deudas, a lo que deben ayudar las inyecciones de capital comprometidas por Suning.

A finales de junio, el grupo chino de distribución formalizó la compra del Inter mediante una ampliación de capital en la que inyectó 142 millones de euros, que elevaron su peso en el accionariado al 68,55%. Previamente, había pagado 128 millones por todas las acciones de Massimo Moratti (29,49%) y parte de las de Erik Thohir, que bajó del 70% al 31,5% y sigue de presidente. El 0,4% restante estará en manos de minoritarios.

La operación supone valorar el 100% de la entidad en unos 397 millones de euros. Además, el nuevo propietario ha concedido una línea de crédito por valor de 100 millones, que ayudará a resolver los problemas de tesorería y facilitar que la dirección pueda acceder al mercado de fichajes con garantías.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles