El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén El Atlético de Madrid sigue lidiando cada año con cuestiones extraordinarias que acaban influyendo en sus resultados económicos, pero el nuevo ciclo audiovisual y su buena marcha en la Champions League le permitieron cerrar en beneficios, y esta vez sin aportaciones adicionales de sus accionistas. El club culminó la temporada 2015-2016 con unas ganancias de 3,94 millones de euros, una tercera parte de lo conseguido en 2014-2015, tras facturar un 33% más, hasta 277 millones de euros.

El resultado neto podría haber sido mucho mayor, de no ser por el impacto negativo que han tenido en las cuentas la resolución del acuerdo que en su día firmaron con FCC para financiar la construcción del nuevo estadio, que además se tradujo en un aumento de la deuda. En las cuentas se recoge un gasto de 25,58 millones de euros en el epígrafe de otros resultados, que atribuyen exclusivamente a esta circunstancia por el menor valor al que han incluido en balance los terrenos del Vicente Calderón. Un año antes, esa misma partida ascendió a 17,28 millones de euros positivos, esencialmente por la aportación gratuita de 12 millones que realizó Wanda Group para financiar la Academia.

El Atleti invirtió 122 millones en su primer equipo durante 2015-2016.

La mejora de la rentabilidad debía haber sido posible gracias a que los gastos crecieron a un ritmo más moderado que el de la facturación. El negocio ordinario repuntó un 36% y se situó en 218,87 millones de euros, con los ingresos por competiciones y los derechos de televisión como principales motores.

En el primer segmento se creció un 40,4%, hasta 87,58 millones, gracias a los pagos de la Uefa por alcanzar la semifinal de la Champions League (76,46 millones) y los cobros por las giras de verano, que prácticamente se doblaron (3,78 millones). En cambio, la venta de entradas por partidos de Liga no subieron tanto (de 6,46 millones a 7,11 millones), mientras que los ingresos por Copa del Rey se desplomaron y no disputaron la Supercopa de España. No obstante, el negocio audiovisual vinculado a estas dos competiciones se disparó un 65% y llegó a 68,74 millones de euros por el contrato puente que firmó la patronal con Telefónica y Mediapro antes del nuevo ciclo.

Más modesto fue el avance en el área comercial, donde las ventas repuntaron un 13,7%, hasta 39,64 millones de euros, en parte porque los principales contratos de patrocinio ya entraron en vigor el año anterior, como son el contrato de socio principal con Plus500 o la ampliación del vínculo con Nike. El club también recuerda que se ha garantizado la permanencia de Coca-Cola y CaixaBank. En el área de socios se evidencia la saturación del Vicente Calderón y la necesidad de un estadio más grande, ya que apenas se pudieron dar nuevos abonos y el negocio vinculado a los mismos sólo pudo avanzar un 4,3%, hasta 22,9 millones.

En la partida de ingresos también se registraron otros vinculados a la explotación por 14,47 millones (+1,7%) y plusvalías por traspasos por 44 millones de euros, en una temporada marcada por las salidas de Arda Turan al FC Barcelona en verano y el delantero Jackson rumbo a China en invierno.

 

Por el lado del gasto, el avance total fue del 19,8%, un ritmo trece puntos inferior al de la facturación. El mayor aumento se dio en la que también es la mayor partida, la de gastos de personal, que se incrementó un 30,7% y alcanzó los 137,26 millones. No sólo se debe a la mejora de salarios del primer equipo, que pasaron de 94,35 millones a 122,81 millones (las primas colectivas se doblaron, hasta 15 millones), sino también al aumento de la estructura (de 392 a 552 trabajadores) y a una sustancial mejora del sueldo de Miguel Ángel Gil Marín como consejero delegado, que se triplicó y se sitúa en 1,9 millones de euros.

La inversión en plantilla, con el objetivo de seguir luchando por títulos, también se traduce en mayores amortizaciones del inmovilizado, con un alza del 27,9% y 46,35 millones, la cifra más alta de su historia. Y la previsión para 2016-2017 es que la cifra alcance los 50 millones de euros, fruto de la mayor disponibilidad para fichar. Además, las operaciones se han hecho más eficientes, ya que los gastos de explotación bajaron un 11%, hasta 31,7 millones, mientras que los aprovisionamientos subieron de 8,3 millones a 10,5 millones de euros.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles