El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén El Villarreal CF vuelve a la senda de la rentabilidad. Tras un 2014-2015 en el que las inversiones inmobiliarias empañaron a nivel contable el cierre de una etapa teñida de rojo, el club logró cerrar el último ejercicio con un beneficio récord de 14,3 millones de euros. El logro fue acompañado de otro hito: por primera vez en su historia, la facturación rebasó el techo de los cien millones de euros. En concreto, fueron 107,3 millones, frente a los 103,12 millones fijados para 2016-2017.

La cifra de negocio ordinaria ascendió a 73 millones de euros, un 36,9% más. Este importe se complementó con 34,31 millones de euros en plusvalías por traspasos como el de Luciano Vietto al Atlético de Madrid en julio de 2015 o el de Eric Bailly al Manchester United en junio de 2016. Ambas operaciones, junto a otras, se cerraron por importes muy superiores, pero a nivel contable se les tuvo que restar los importes pendientes de amortizar por sus respectivos fichajes.

Villarreal 16-17 Celebración gol Madrigal 650

El Villarreal CF mantiene la buena evolución del año pasado y ocupa la cuarta posición en la Liga Santander.

 

La fuerte mejora de la actividad recurrente se explica por la entrada en vigor de los nuevos contratos audiovisuales, que subieron un 23,7% y se situaron en 41,87 millones. Se trata de la partida más relevante, aunque no la que más rápido creció: llegar a semifinales de la Europa League hizo que los pagos de la Uefa casi se triplicaran y los ingresos por competiciones alcanzaran los 18,19 millones.

La buena marcha deportiva del primer equipo, que acabó la temporada en cuarta posición, ayudó a mejorar sensiblemente la venta de abonos, que se situaron en 3,4 millones de euros, mientras que el negocio comercial, que en buena medida se nutre del patrocinio principal de Pamesa, subió un 7,1%, hasta 9,55 millones. En este apartado también es reseñable que, en el último año de Xtep como socio técnico antes de pasar a Joma, las ventas de artículos oficiales en tiendas bajaron de 193.855 euros a 328.072 euros.

El aumento de los ingresos permitió realizar una mayor inversión en fichajes, como revela que las amortizaciones de inmovilizado prácticamente se doblaron, hasta 20,34 millones de euros. El club también aumentó el gasto en salarios, tanto los no deportivos (5,37 millones, un 19,1% más) como los destinados a la plantilla, que se dispararon un 44,3%, hasta 69,4 millones; de estos, 6,75 millones corresponden a personal no registrado en La Liga, como la cantera.

 

Inversión propia en la formación, financiación de terceros en fichajes

El club, que no tiene la propiedad del estadio, recuerda que los beneficios obtenidos se reinvierten en la actividad deportiva, y que su patrimonio neto ya asciende a 84 millones de euros, “poniendo de manifiesto la elevada solvencia de la sociedad”, según explican en su memoria anual. Tres elementos más exhibe el consejo de administración para defender su solvencia: liquidez de 17,2 millones, fondo de maniobra positivo de 23,8 millones en una industria que siempre cierra el curso en negativo, e inexistencia de deuda financiera neta.

Esta solidez es la que ha permitido a la entidad realizar importantes inversiones durante los últimos meses, como la remodelación de El Madrigal, que se inaugura el 8 de enero junto a los naming rights, y la inauguración de un nuevo centro de entrenamiento en el que se han invertido algo más de tres millones de euros. “La ciudad deportiva, la residencia de jugadores y el miniestadi se encuentran completamente pagadas”, enfatizan, como muestra de una estrategia fijada hace unos años para “desarrollar un modelo de gestión deportiva basado en la cantera”.

Eso no implica que no existan deudas, ya que a largo plazo mantiene 8,8 millones de euros pendientes con otros clubes, cuando a 30 de junio de 2015 sólo constaban 450.000 euros. También se han doblado los pasivos financieros, hasta 7,67 millones, previsiblemente por créditos de fondos de inversión para financiar fichajes. A corto plazo, los compromisos con otras entidades deportivas pasan de 3,91 millones a 24,64 millones de euros. En total, el pasivo bruto sube a 82,3 millones, frente a 32,12 millones de 2015.

El uso de la cantera, formada por 570 jugadores en 36 equipos, se ha ido combinando con la adquisición de jugadores. La inversión en la temporada 2015-2016 ascendió a 62,82 millones de euros, aunque no siempre se han adquirido los derechos en solitario. En la memoria anual se especifica que mantienen “acuerdos con terceros para compartir los ingresos procedentes del eventual traspaso futuro de 14 jugadores”. De hecho, en la última campaña se pagaron 2,69 millones a estas terceras partes ajenas a los dos clubes. Además, de un futbolista sólo controlan el 10% y de otro un 75%.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles