El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén EY parece haberse acostumbrado a forzar una importante limpia de balances en todos aquellos clubs en los que ha asumido la auditoría. La firma, que ya obligó al Valencia CF a realizar importantes ajustes tras su contratación por parte de Peter Lim, ahora ha realizado un trabajo similar en el Málaga CF. Eso sí, en esta ocasión ha servido para que el club andaluz haya acelerado la obtención de un patrimonio neto positivo, dejando atrás una de las habituales causas de disolución.

El principal motivo del ajuste, que supera los 30 millones de euros, es que en ningún momento durante las últimas temporadas se había contabilizado en el balance el derecho de explotación de La Rosaleda durante 25 años, un acuerdo que se firmó con el Ayuntamiento en 2004 y que la auditora ha exigido ya incorporar en el ejercicio 2014-2015, exigiendo ello una reformulación de las cuentas que en su día auditó la firma GAP Auditores.

 

El cambio ha supuesto el aumento del inmovilizado intangible deportivo en 32,251 millones de euros, correspondientes al valor que se ha dado a ese derecho de uso del estadio “según tasación de un experto independiente”. En el pasivo, y que es lo que definitivamente apuntala el patrimonio neto de la entidad, se han sumado 24,188 millones de euros. Se trata de una cuestión determinante, pero no exclusiva del Málaga CF, ya que otros como el Sporting de Gijón también han acelerado el fortalecimiento de su balance gracias al nuevo convenio con el consistorio de la capital asturiana.

Las correcciones realizadas, sobre las que el anterior auditor jamás se expresó, también han tenido impacto en la cuenta de resultados de 2014-2015. En las mismas se han cargado ingresos por 2,353 millones en concepto de imputación de subvenciones, pero también un aumento de las amortizaciones de inmovilizado por 2,442 millones, otros gastos de explotación 138.771 euros y otros resultados por 749.009 euros que han obligado a reducir el beneficio neto del curso anterior en 977.997,76 euros. A su vez, esta sucesión de cambios ha llevado al club a presentar ante la Agencia Tributaria una declaración complementaria al Impuesto de Sociedades para reclamar los 153.755,44 euros que habría pagado de más tras los cambios contables.

Este cambio, junto a los beneficios de 19,8 millones de 2015-2016, han situado el patrimonio neto en 18,67 millones de euros, cuando en 2014 eran 23 millones negativos. Aún así, el club tiene que compensar pérdidas de años anteriores que suman 37 millones, un trabajo que les llevará tiempo. Para 2016-2017, y pese a la mejora de ingresos prevista, las ganancias bajarán a 4,637 millones de euros.

Ello se debe a las menores plusvalías previstas por traspasos, que bajarán a 5,85 millones de euros y complementarán un negocio recurrente que subirá a 69,12 millones. De este importe, 54 millones corresponden a televisión, mientras que el área comercial subirá a 7,19 millones, por los 4,8 millones de euros en cuotas de socios y abonados, y 3,13 millones por venta de entradas.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles