El diario económico
del negocio del deporte

Guillermo G. Recio Hoy en día hay pocas entidades deportivas que gozan con una historia a sus espaldas que hasta los no aficionados al deporte conocen. En 1948, las peripecias de un grupo de alumnos del instituto Ramiro de Maeztu de Madrid por jugar a baloncesto llevaron al catedrático de latín Antonio Magariños a fundar el Club Estudiantes. Ahora, casi 70 años más tarde, la organización pretende dar un vuelco para resurgir de tiempos embarrados con el descenso de la ACB y los problemas económicos, aunque siguen contando con una de las mayores bases sociales de la liga, con alrededor de 8.000 abonados.

El presidente del Estudiantes, Fernando Galindo, explica en una entrevista con Palco23 cuál es la estrategia a seguir, basándose en impulsar mucho más su cantera. Entretanto, debajo de los despachos, una sesión de tecnificación con los jóvenes Jaime Fernández, Edgar Vicedo y Darío Brizuela ejemplifica la esencia del club.

Desde la mítica pista de la calle Serrano, Galindo comenta que tras unos años difíciles han puesto en marcha varios planes para fomentar el talento en su organización, empezando por el aumento de los 1.500 niños y niñas que forman parte de las categorías inferiores. “Estamos buscando más instalaciones para entrenar a los jóvenes”, demanda Galindo, que hace poco firmó con la gestora de gimnasios Forus para que su escuela utilice el pabellón del nuevo centro deportivo en el distrito de Malasaña.

Magariños cantera estudiantes 650

La foto de familia del Estudiantes, con el primer equipo y toda la cantera recreando el logotipo de Movistar.

 

Pero para todo ello se necesitan fondos, por lo que el primer objetivo es sanear las cuentas. “Tras descender deportivamente hemos tenido que pasar una auditoría muco más rigurosa, y, aunque nuestra SAD no tenga beneficios, sí puedo decir que tenemos un equilibrio presupuestario cada dos años”, explica.

“Hay un sólo acreedor, Hacienda, y tenemos un plan de diez años para cumplir con la deuda que nos queda”, que se sitúa en torno a los siete millones de euros, la más baja de las últimas diez temporadas. “Este año hemos desembolsado 2,6 millones a la Agencia Tributaria para estar al día gracias a nuestros accionistas y a nuestros patrocinadores”, como Movistar, que aumentó su aportación por ser el socio principal en un 70%.

Aproximadamente igual que en la temporada pasada, para 2016-2017 se han presupuestado 3,8 millones de euros, de los que tan sólo un 50% se va a la plantilla del primer equipo. El resto es para el equipo femenino, que juega actualmente en la segunda máxima categoría española, y para los conjuntos de silla de ruedas, entre otros. La cantera y el resto de acciones sociales corresponde a un club y a una fundación, que no se incluyen en estas cuentas.

Actualmente, el 55% de estos casi cuatro millones de euros que prevé facturar el Estudiantes corresponde a patrocinadores y el 45% restante forma parte de abonados y otros ingresos. “El objetivo es volver a la Copa del Rey en dos años. ¿Cómo? Encontrando nuevos patrocinadores importantes junto con proyectos estratégicos basados en el talento y la innovación”, detalla Galindo.

“Una de las ideas que tenemos en mente es crear una ciudad del conocimiento del propio Estudiantes, donde haya socios inversores que lo hagan ser rentable”, comenta. El directivo enumera a sus patrocinadores y pone de ejemplo a HP y a Movistar, que han apostado por la marca, por su cantera y por sus ganas de ir más allá.

Fernando Galindo Estudiantes 650

El presidente de Estudiantes, Fernando Galindo, en un acto de la cantera./ CE

Aunque de momento todavía es un plan sin ejecutar, ya cuentan con otros proyectos que sí han empezado a rodar. El pasado noviembre, el club presentó un acuerdo con el Guangzhou Longlions, conjunto que milita en la primera división del baloncesto chino, para formar a jugadores y entrenadores del equipo asiático. “Ahora tenemos a jóvenes chinos aquí en Madrid, y acabamos de planificar un viaje con técnicos nuestros para ir a enseñar allí”, comenta.

“Ellos nos pagan por el know-how de tener a gente como Aíto García Reneses o Pepu Hernández entre los nuestros. Buscamos lo económico y la presencia en otros territorios”, destaca el directivo. Todo ello lo resume en una frase: “Queremos capitalizar la marca Estu por todo el mundo”.

China sólo ha sido el primer paso, ya que se interesaron por ellos hace unos meses para crear cantera y evitar tener una liga profesional sostenida por jugadores estadounidenses, algo similar a lo que está pasando en el fútbol. “Tenemos contactos en otras zonas geográficas, como en América y África. Y si además podemos tener a un gran jugador de Guinea en nuestro club sería perfecto”, remarca.

 

En contra de la Euroliga

Aun así, todo este plan puede verse gravemente afectado por algunas amenazas externas, ya que considera que “la masiva marcha de jugadores a la NBA y la nueva Euroliga son un drama para el baloncesto español. Lo que no puede ocurrir es que la Euroliga sea la competición fundamental, se pase al fin de semana y la ACB  se convierta en la segunda, como en balonmano”.

“Nos oponemos beligerantemente a ello. Por ello, el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Federación Española de Baloncesto (FEB) tienen que reforzar nuestro baloncesto, no estamos contentos con la ACB. Los equipos vinculados al fútbol ya son cuatro y los que están ayudados por la administración pública no favorecen a esta situación”, critica.

El directivo reconoce que hay que resolver el problema económicamente. “Habrá que buscar lugar comunes, habrá que hacer concesiones para que algunos clubs tengan más jugadores en plantilla, por ejemplo”, defiende. “Lo lógico este año es que sólo descienda un club en ACB, al ser 17 equipos. Hay que remarcar que nadie se quiera aprovechar de este escenario para acortar la competición”, avisa Galindo.

El presidente del Estudiantes explica que “hay que cuidar los ascensos y descensos, por eso la ayuda a los que bajan es tan importante porque sino desaparecen, como ha ocurrido en muchos casos”. En esta ocasión, el directivo está seguro de que de producirse esta situación en su club, como podría haber ocurrido tras el descenso deportivo la pasada campaña, no supondría la extinción del club.

“Contamos con mucho más que el primer equipo. De darse el caso, nos resentiríamos, pero tal y como se vio en la temporada anterior, patrocinadores importantes como Asisa, Gaes y Movistar renovaron sus acuerdos antes de saber si nos quedábamos por cuestiones administrativas o no”, defiende.

Junto al Joventut de Badalona, que también está atravesando unos años difíciles, “hay más del 50% de jugadores y entrenadores de la selección nacional que provienen de nosotros”, algo que remarca más de una vez. De momento, lo que está claro es que el Estudiantes quiere volver a la élite apostando por lo que siempre ha sabido hacer.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles