El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 El Divina Seguros Joventut y el Ayuntamiento de Badalona llevan su partido a la prórroga. Ambas entidades han acordado seguir trabajando conjuntamente para explorar todas las soluciones posibles que hagan viable el proyecto deportivo y económico de La Penya. El traspaso de unas instalaciones centran las negociaciones.

Se trata de la explotación del Club Esportiu Mas-Ram. Sobre esta cuestión, todavía quedan detallar varios flecos con el Ayuntamiento, que según el club, “es consciente de la importancia histórica y de futuro que tiene La Penya para la ciudad, los valores que representan el club y el impacto e imagen positiva que la ciudad consigue proyectar gracias al club.

Se ha decidido aplazar la junta general de accionistas de la SAD para el próximo viernes 17 de marzo “con el objetivo de que durante estos días el gobierno local y los dirigentes de la entidad puedan encontrar las fórmulas que permitan que la administración pública pueda ayudar a garantizar el futuro de La Penya“, ha detallado el club de la ACB.

Cabe recordar que el Joventut de Badalona ya firmó un acuerdo singular con la Agencia Tributaria para poner punto y final a uno de los mayores quebraderos del club de baloncesto, que en los últimos meses incluso había sufrido embargos ante la dificultad de cumplir con los vencimientos. Según pudo saber Palco23, el nuevo calendario establece un plazo de ocho años para amortizar una deuda que asciende a tres millones de euros.

Se trata de la segunda carpeta que cerró la entidad presidida por Jordi Villacampa, que a finales de diciembre anunció que abandonará el cargo una vez pueda finiquitar el resto de acuerdos pendientes. El primer problema resuelto fue la venta de una parcela en el barrio del Pomar a Mercadona, que supuso el ingreso de tres millones de euros para cancelar la hipoteca que pesaba sobre este activo y otras deudas con el Fisco. Para ello, y debido a cuestiones políticos, tuvieron que pasar antes varios años y diferentes trámites burocráticos, con los contratiempos económicos que han supuesto para el club.

La próxima firma que Villacampa espera estampar es la del acuerdo con Bankia, que también ayudará a reducir considerablemente la deuda. La entidad financiera ocupa un lugar destacado en la lista de acreedores del club, después de una serie de inversiones inmobiliarias que no salieron como se esperaba por la indecisión política de años atrás para cambiar los usos de determinados terrenos. Una vez se cierren estas operaciones, el pasivo neto podría bajar hasta los seis millones de euros.

Oriol Lladó, concejal de urbanismo, ya confirmó a medios locales que el consistorio ha decidido que la entidad verdinegra no pague el IBI del pabellón. En total, se le podrían perdonar unos 1,8 millones que debía a causa de dicho impuesto, ya que ambas partes están negociando para que la deuda se quede en cero.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles