El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 El Real Betis ha encontrado la solución para evitar el regreso al poder de Manuel Ruiz de Lopera o de Luis Oliver. El segundo, que mantiene una batalla legal con el primero sobre la titularidad de las acciones, ha llegado a un acuerdo con el club para venderle el 51% de los derechos políticos de la entidad que posee. La idea no es que esos títulos permanezcan en autocartera, sino que el propio consejo de administración pueda tutelar una gran operación de venta entre los socios y accionistas minoritarios en un plazo de cinco años.

El primer paso del consejo ha sido aprobar, por unanimidad, la inscripción en el registro de accionistas a Bitton Sport, la mercantil de Oliver que, antes del embargo de las acciones de Lopera, había acordado su compra. Antes, el club solicitó varios informes jurídicos que “concluyen de manera rotunda que Farusa [empresa del expresidente] transmitió a Bitton el 51%, motivo por el cual el Real Betis se ve en la obligación de inscribir en el libro de registro a Bitton Sport como titular de esas acciones”, y asegurar que Lopera no realizará ningún tipo de reclamación posterior.

Betis Ángel Haro Presidente Junta Accionistas 650

El presidente, Ángel Haro, ya reclamó en la última junta la necesaria paz institucional para garantizar el futuro del club.

Otro de los frentes que quedan por resolver y que podría provocar cambios en esta operación es el juicio que se sigue en el Juzgado Mercantil número 1 de Sevilla, que a finales de 2015 suspendió los derechos políticos del 31,38% que controlaba Farusa y vendió al grupo inversor encabezado por Oliver. El motivo no era otro que el de evitar un cambio en la gestión y la propiedad, cuando aún se está esclareciendo si Lopera no cometió un delito de apropiación indebida al no desembolsar realmente el dinero con el que se hizo con un paquete mayoritario de las acciones.

Mientras se resuelven todos los frentes judiciales que existen, y en los que Lopera y Oliver están envueltos por su anterior gestión, “Bitton renuncia a ejercer los derechos políticos de estas acciones en los próximos cinco años para dar la referida estabilidad a la entidad”. Transcurrido este periodo, según explica el Betis en un comunicado, el club podrá ejecutar “una opción de compra sobre la sociedad Bitton” para que sus 59.925 títulos, con un valor nominal de 60,1 euros, “pueda regresar al Real Betis y ser vendido posteriormente a los béticos en un proceso público y transparente. Este proceso queda claramente definido en el acuerdo firmado hoy”.

Aunque los términos económicos no se han hecho públicos, a finales de 2016 se filtró que las acciones se pagarían al doble del valor nominal, es decir, por encima de los 120 euros cada una, y que incluso podrían llegar a los 400 euros. Aunque no existe ningún documento que confirme estas cifras, el actual presidente, Ángel Haro, las confirmó en cierta manera, al admitir que “ese precio tal y como están las circunstancias creo que es razonable”, además de que dejó entrever que querría elevar su posición actual del 4%.

A cambio de que Oliver pase a un segundo plano, el documento establece un “acuerdo transaccional con Bitton”, por el que se retirarían todos los cargos que el club tiene presentados contra él. En 2016, ya fue condenado por el Mercantil a una inhabilitación de quince años para ocupar cargos directivos y, además, indemnizar al club con el pago de 944.000 euros y devolver otros 71.914 euros. Lopera, por su parte, era condenado ocho años de inhabilitación por abocar al Betis al concurso de acreedores con su mala gestión.

 

Asegurar la viabilidad deportiva y económica del proyecto

“Este acuerdo trata de reducir y, en la medida de lo posible, eliminar la situación de litigiosidad que desde hace años atraviesa y soporta el Real Betis, que compromete el normal desarrollo económico de la entidad y el buen gobierno de la misma y que, sin duda, afecta a la consecución por nuestro club de unas metas deportivas acordes con las expectativas y aspiraciones de los béticos”, argumentan.

En la actualidad, la entidad deportiva se encuentra en la zona media-baja de la clasificación, y con importantes proyectos que van desde la compra del antiguo Baloncesto Sevilla de la ACB, a la remodelación del Benito Villamarín. El consejo, que contrató a EY como auditora para ganar credibilidad en los mercados, cerró 2015-2016 con un beneficio neto de 3,98 millones de euros, tras obtener una cifra de negocio de 57,8 millones.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles