El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Telefónica ya sabe que no podrá emitir en exclusiva los partidos de La Liga, si es que se hace con los derechos de televisión a partir de la temporada 2016-2017. El Gobierno ha aprovechado el Real Decreto Ley que regulará su comercialización para establecer que el adjudicatario deberá compartir la señal con el resto de plataformas de pago. Este escenario, a priori, podría convertir a Mediapro en el candidato ideal para asegurar que todos los operadores visuales pagaran el mismo importe económico.

El texto legislativo establece que el adjudicatario “deberá ofrecer con la suficiente antelación a los prestadores de servicios de comunicación audiovisual televisiva de pago que lo soliciten el acceso, al menos, a una señal básica de dichos contenidos, en condiciones objetivas, transparentes y no discriminatorias”. Es decir, que Movistar TV, por ejemplo, debería ofrecer este servicio a las plataformas de Vodafone, Orange, Euskaltel o TotalChannel. Y viceversa.

La contraprestación económica que los operadores deberían pagar al tenedor de los derechos deberán negociarla entre ellos, pero el Gobierno abre la puerta a que las partes puedan presentar “un conflicto sobre el acceso y sus condiciones ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)”. Esta exigencia del Gobierno se suma a la que el ente regulador ya ha anunciado para permitir que Telefónica se haga con el 100% de Distribuidora de Televisión Digital (DTS), propietaria de Canal+: compartir un 50% de su oferta premium.

Todas estas medidas van encaminadas a evitar que Telefónica se haga con todo el mercado de la televisión de pago a través de Movistar TV. La industria asume que, con una oferta de canales tan grande, los derechos deportivos son de los pocos que permiten generar grandes audiencias y rentabilizarlas con publicidad, un sector en el que Canal+ ya dispone de una amplia oferta. Según los últimos datos de la CNMC, el grupo de telecomunicaciones que preside César Alierta controlaba el 70% de los accesos a este tipo de plataformas y aglutinaba el 85,6% de los ingresos.

Por ahora, ninguno del resto de telecos ha mostrado interés en acudir a la subasta de los derechos de televisión de La Liga, que confía en obtener unos 1.050 millones de euros por temporada entre España y el resto del mundo. Telefónica ya ha anunciado que pujará fuerte, después de firmar contratos con FC Barcelona, Celta de Vigo y Real Sociedad ya para la próxima campaña.

Mediapro es el otro gran candidato, con una carta de presentación envidiable: ha sido el gran impulsor del negocio audiovisual del fútbol en España, mantiene una gran relación con La Liga para comercializar el campeonato a nivel internacional y ya ha encontrado el pulmón financiero de beIN Sports para ganar algunas subastas; entre ellas, la emisión de la Champions League y la Europa League entre 2015 y 2019 a través de un nuevo canal de pago que lanzará junto a la operadora catarí.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles