El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Formula One Management (FOM) apuesta por Barcelona. La organización del Mundial de F-1 ha alcanzado un acuerdo con la gestora del Circuito de Barcelona-Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona para que la instalación continúe albergando un gran premio hasta 2019. El anuncio se ha realizado aprovechando que este fin de semana se cumplen 25 años ininterrumpidos de monoplazas disputándose el trofeo en este trazado.

“Estamos muy contentos de poder anunciar esta renovación en un año tan especial”, ha admitido Vicenç Aguilera, presidente del consorcio que gestiona la instalación y en la que participan Generalitat de Catalunya, Reial Automòbil Club de Catalunya (Racc) y el Ayuntamiento de Montmeló. Y no es para menos: el GP de España Pirelli que se celebra estos días en la comunidad autónoma genera un impacto económico de 188,2 millones de euros, con un gasto medio de 1.063 euros por espectador entre las entradas, hotel, restauración y ocio.

17244746249_e71f150330_o

Vicenç Aguilera, presidente del Circuito de Barcelona-Catalunya, junto al patrón de la F-1, Bernie Ecclestone, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

El objetivo de Salvador Servià, director general del circuito, es conseguir que la asistencia se mantenga por encima de 90.000 espectadores el día de la carrera, consciente de que será muy difícil de repetir la cifra de 140.000 asistentes que se logró en el punto más alto de la carrera de Fernando Alonso.

Para ello, cada año se introducen novedades en la oferta con la clara intención de captar más aficionados internacionales y con el acercamiento de la Fórmula 1 a los ciudadanos de Barcelona, con la realización de acciones comerciales en el centro de la ciudad. Esta programación se verá complementada a partir de 2017 con Ferrari Land, el parque temático que Port Aventura abrirá junto a sus instalaciones con una inversión de 100 millones.

El anuncio realizado hoy por Bernie Ecclestone, patrón del circo del motor, supone todo un alivio para las instituciones catalanas, que temían perder el Gran Premio ante la pujanza de países de Asia y América Latina con aspiraciones de albergar la Fórmula 1 a cualquier precio. Cabe recordar que Montmeló está pagando en torno a 20 millones de euros de canon, la mitad que otros muchos circuitos que se han incorporado al calendario con posterioridad, como México o Singapur.

Son pagos relevantes para un circuito que cada año logra unos ingresos ligeramente superiores a los 20 millones, que se ven acompañados de una subvención pública de otros 10 millones de euros, repartidos entre cinco millones de la Generalitat por la tasa turística, cuatro millones del Ayuntamiento de Barcelona para poner su nombre al circuito y un millón más de la Diputación. El presupuesto para este año prevé que los ingresos vinculados a la explotación del circuito se sitúen en 23,96 millones de euros, un 10,2% más, con la esperanza puesta en la captación de más turismo extranjero y que acogerán unos test de la F-1 que en 2014 no acogieron. La subvención pública se mantendrá estable.

Ecclestone siempre ha contado con el aval de la Generalitat, que se presenta como responsable último de afrontar los pagos del canon en caso de que la gestora del circuito no pudiera asumirlos por problemas de liquidez. En este sentido, cabe destacar que la instalación deportiva acumula unas pérdidas cercanas a los 50 millones de euros desde que abandonara los beneficios en 2009.

 

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles