El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Joao Avelange fue el primer dirigente no europeo que accedió a la presidencia de la Fifa. Corría el año 1974 y en aquellas elecciones doblegó al inglés Stanley Rous. En 1998, cuando decidió retirarse, logró tejer las complicidades necesarias para que su mano derecha, el suizo Joseph Blatter, lograra perpetuar un estilo de gestión que terminará a finales de este año. Han pasado 29 años desde que la Uefa perdiera su influencia en el gobierno mundial del fútbol, pero ahora vuelve a estar a las puertas de tener un papel predominante en la organización.

Michel Platini, presidente de la asociación europea, fue el único que públicamente se posicionó en contra de Blatter después de que estallara el enésimo escándalo de corrupción que afecta a la Fifa y a sus ramificaciones en América Latina. El responsable de la Uefa pidió el voto para el príncipe jordano Ali bin Al Hussein, quien ayer se mostró dispuesto a volver a presentarse a las elecciones que se celebrarán entre diciembre de 2015 y marzo de 2016.

“Siempre estoy ahí sirviendo al fútbol y creo que eso es lo más importante; tenemos que trabajar mucho para arreglar esta organización de una manera apropiada”, indicó en una entrevista a la cadena de televisión CNN. Es la opción más plausible, a no ser que Platini decida también poner fin a su mandato en la Uefa (fue reelegido en marzo de este año) para optar a un cargo de mayor importancia.

A favor del bloque europeo juegan los problemas del bloque latinoamericano, acuciado por la investigación abierta por el Departamento de Justicia de EEUU en torno al presunto cobro de comisiones por 150 millones de dólares a cambio de contratos comerciales. La Conmebol, que agrupa a Sudamérica, y la Concacaf, que aglutina a Norteamérica, Centroamérica y Caribe, suman 45 de los 209 votos, pero está por ver qué papel jugarán en la futura elección, especialmente las federaciones que no se han visto salpicadas, como México, EEUU o Chile.

Otro de los bloques importantes es el de Asia, que en la última votación del pasado viernes estuvo dividido. Unos votaron a Blatter y otros Al Hussein. El continente supone el 22% de los votos y, en ausencia de Blatter, el príncipe jordano podría ser un atractivo si la única alternativa es el exfutbolista Luis Figo. Michael Van Praag, presidente de la Federación de Holanda, dijo en su momento que prefería que su rival jordano aglutinaba todos los votos antiBlatter, pero se desconoce qué hará ahora.

Los últimos dos bloques son antagónicos por su relevancia. Oceanía tiene once delegados, el 5% del total, mientras que África es el gran arsenal de votos que ha apuntalado todas las victorias de Blatter. Con 54 votos es el continente con más peso en cualquier decisión y el dirigente suizo había sabido ganarse la lealtad de casi la totalidad de sus dirigentes con ingentes cantidades de dinero a través de programas de desarrollo para favorecer la integración de los niños a través del fútbol.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles