El diario económico
del negocio del deporte

La economía rusa no pasa por su mejor momento y el país también es consciente de que está en el ojo del huracán por las acusaciones de soborno en la votación para ser escogido como sede del Mundial de 2018. En este contexto se enmarca la decisión del presidente Vladimir Putin de aplicar un recorte definitivo de 29.200 millones de rublos (480 millones de euros) al presupuesto asociado al evento deportivo. En total, se gastarán en infraestructuras un total de 631.500 millones de rublos (10.412 millones de euros).

El Gobierno asegura que los proyectos de construcción de nuevos estadios no se verán afectados por los ajustes anunciados. Entre las iniciativas que se habrían aparcado, según el ministro de Deportes de Rusia, Vitaly Mutko, estaría la puesta en marcha de 25 hoteles de lujo ante las dificultades para rentabilizar los inmuebles una vez terminara el torneo. También se buscará una mayor eficiencia de las infraestructuras eléctricas y de drenaje.

Zenit San Petersburgo Estadio Rusia

Estadio del Zenit de San Petersburgo, en obras.

La Fifa confía en que la decisión de Rusia no afecte a la capacidad hotelera necesaria para acoger a los aficionados que se desplacen hacia el país para seguir el Mundial de 2018. “En base a la información proporcionada por el comité organizador local y el Ministerio de Deportes, las revisiones del presupuesto del proyecto no tendrá un impacto en la entrega de la infraestructura general requerida [...] incluyendo la provisión de alojamiento suficiente”, según el organismo rector del fútbol.

Putin confía en que la inversión total no sea asumida por el Ejecutivo central, sino que también confía en la implicación de los gobiernos regionales, empresas estatales que podrían actuar como patrocinadores e inversores privados para financiar al menos la mitad de las obras. El país necesita construir nueve estadios desde cero y remodelar otros tres para cumplir con las exigencias de la Fifa. En este sentido, según el diario económico ruso Vedomosti, el país podría sufrir un nuevo contratiempo, ya que la depreciación del rublo podría encarecer alguno de los proyectos arquitectónicos.

Otra parte significativa del ahorro, aunque Rusia no lo transmita así, vendrá por los menores costes laborales. Según Associated Press, autoridades del país están planteando utilizar a los presos para trabajar en las obras de construcción durante los próximos meses.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles