El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Movistar+ podría dar en las próximas semanas un nuevo espaldarazo a su oferta deportiva. La plataforma de pago de Telefónica, lastrada por no haber alcanzado aún un acuerdo con Mediapro sobre beIN Sports, está negociando la compra de los derechos de la ACB, que desde hace varias temporadas no ha logrado cerrar ningún gran acuerdo marco y que se habría interesado por esta plataforma a raíz del acuerdo conseguido por la Asobal.

Hasta tres fuentes distintas consultadas por Palco23 admiten la existencia de negociaciones entre la ACB y Movistar+, después de que la competición ya asumiera hace unos meses la necesidad de recurrir a esta modalidad de retransmisiones para poder elevar sus ingresos por este concepto. La duda está en si se buscará mantener la emisión de un partido en abierto, ya que TVE apenas paga medio millón de euros por temporada y tampoco se ha probado que fomente la afición por este torneo. Esta cifra sólo se aproxima al millón de euros gracia a la aportación adicional de las televisiones autonómicas.

Muestra de la relevancia que ha ido perdiendo este deporte en la parrilla televisiva es un reciente informe de Kantar Media. En él se revela que el tiempo de emisión en abierto pasó de 2.448 horas en 2013 a 1.910 en 2014, pese a que hubo Mundial de España. En la última temporada, sólo las televisiones públicas de Catalunya, País Vasco, Canarias, Aragón y Murcia arrancaron con la ACB desde el inicio, mientras que Telemadrid y Canal Sur sólo compraron los derechos en la recta final.

Barça Madrid ACB 650

FC Barcelona Lassa y Real Madrid son los principales atractivos de la ACB.

Por ahora se desconoce qué importe pondrá sobre la mesa la plataforma de Telefónica, pero es previsible que estará por encima de los 700.000 euros anuales que se le han asegurado a la Asobal, una competición, la del balonmano, con bastante menos tirón mediático que el baloncesto. “Estamos negociando con varias televisiones, incluida Movistar+, pero queda mucho trabajo y no hay nada decidido”, aseguran desde la ACB.

Sin embargo, en la industria audiovisual recuerdan que TVE, a priori, debería estar fuera de la carrera por adquirir estos derechos. La corporación estatal ya ha tenido que solicitar una mejora extraordinaria de su presupuesto para asumir la cobertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016 y ha destinado más de 20 millones a la compra de los resúmenes de La Liga y un partido de Primera División en exclusiva.

Las otras opciones que quedarían encima de la mesa del equipo que dirige Francisco Roca son Vodafone y Orange, pero ambas plataformas jamás se han caracterizado por la compra de derechos deportivos. En este sentido, cabe mencionar una excepción que atañe a la segunda de estas multinacionales y que supone una de las complejidades de la negociación con Movistar+: antes debería resolverse muy probablemente el actual contrato de patrocinio con Orange.

La operadora de telefonía móvil firmó en octubre de 2014 la renovación de su acuerdo con la ACB por dos temporadas, es decir, hasta la finalización de la 2015-2016. La compañía tiene la condición de patrocinador “en régimen de exclusiva en su sector” para todas las competiciones de la ACB, por lo que es muy probable que la patronal de clubes tuviera que rescindir este contrato antes de poder aliarse con Movistar+.

Ésta debería ser la novena temporada de Orange como socio de la élite del baloncesto español, una relación que garantizaba presencia publicitaria de la marca en los pabellones y en las retransmisiones televisivas. Además, en la campaña 2011-2012 estrenaron Orange Arena, una plataforma digital a través de la que los aficionados pueden seguir la retransmisión de todos los partidos de cada jornada y acceder a resúmenes. Además, en Orange TV se debía crear un canal en el que se volcarían todos estos contenidos.

orange_arena_web_600

La plataforma online Orange Arena no ha logrado rebasar los 100.000 usuarios por jornada en el último año.

Los últimos datos disponibles revelan que este sistema de visionado online no ha logrado rebasar los 100.000 usuarios en los últimos tiempos, además de suponer una plataforma que Movistar+ podría replicar a través de Yomvi y que de hecho ya se está aplicando con la Asobal para ofrecer un carrusel de partidos. Además, la plataforma de Telefónica cuenta con 3,5 millones de abonados y toda la experiencia de Canal+ para la realización y producción de los partidos, mientras que Orange y Vodafone en conjunto apenas superan el millón de clientes.

Este problema no es baladí y de ahí que sea uno de los puntos centrales a tratar en la reunión de hoy. A diferencia de lo que sucede con La Liga, los derechos audiovisuales no son ni de lejos la principal fuente de financiación de la ACB, después de que esta partida iniciara un lento declive a partir de la temporada 2008-2009. En ese momento, se percibían 5,9 millones por las retransmisiones, cifra que ha caído a 2,9 millones de euros y que proceden de “la participación en Euroliga o de acuerdos con televisiones autonómicas”, según un informe del Consejo Superior de Deportes (CSD) adelantado por Palco23 y en el que se expone la difícil situación de este torneo.

En total, la ACB dispone de unos ingresos anuales de 16 millones de euros, de los que casi un 30% corresponden al acuerdo de patrocinio con Endesa, que da nombre a la competición por 4,5 millones por temporada. Junto al grupo eléctrico, la automovilística KIAOrange, la enseña de batidos Bifrutas y Plátano de Canarias, que en conjunto aportan casi otros cuatro millones, son el resto de patrocinadores de la ACB.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles