El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 La Fiba ha cambiado las cartas que había puesto encima de la mesa y ahora es la Euroliga la que debe mover ficha. Después de la reunión que ayer celebraron en Mies (Suiza) representantes de ambas entidades, la compañía controlada por los clubes de baloncesto no quiere precipitarse y se dará un tiempo para presentar su propio modelo de competición. “Para ampliar la tendencia de crecimiento de los últimos años hay modelos alternativos a la presentada por la Fiba”, indican desde la organización presidida por Jordi Bertomeu.

Los principales equipos de Europa, después de quince años de autogestión, están convencidos de poder proponer un sistema mejor al planteado por la Fiba, que después del portazo de julio ha rebajado sus pretensiones. El organismo, que aglutina a las federaciones nacionales, propone ahora crear la Basketball Champions League en la que compartirían la propiedad al 50% y se asegurarían al menos 30 millones de euros anuales para los participantes.

Sobre este punto la compañía no se ha manifestado a la espera de que los equipos que estuvieron en la reunión intercambien opiniones con el resto. No obstante, en su comunicado de hoy aseguran que el proyecto en el que ya llevan tiempo trabajando “cumplirá con los objetivos de crecimiento deportivo y comercial de las competiciones, así como la cooperación de la Euroliga y sus clubes con la familia de Fiba”. Aunque sin aportar cifras absolutas, la previsión para el ciclo 2015-2018 implica un incremento del 47,3% en los premios económicos.

Más allá de las retribuciones, si algo está claro de toda esta situación es que los clubes no quieren perder su “papel central para el desarrollo presente y futuro de las competiciones”, especialmente después de quince años trabajando para hacer rentable una competición continental de un deporte que acostumbra a verse eclipsado por el fútbol. Menos aún en un momento en el que ya han conseguido una fuerte estructura de patrocinios y una difusión televisiva que jamás antes habían alcanzado.

Los clubes, que agradecen los esfuerzos de la Fiba por buscar el consenso, han conseguido que los ingresos por patrocinio ya supongan algo más de un tercio del negocio de la Euroliga. Sólo para esta temporada se prevé un incremento del 15% por este concepto, por lo que rebasarán los 20 millones de euros. A ello ha contribuido el fuerte filón que han encontrado en Turquía, de donde procede su socio principal, la aerolínea Turkish Airlines, y otros importantes patrocinadores como Dogus Group, Detur o Turkey Home.

Además, los ingresos por televisión y negocio digital, que suponen más de la mitad de un negocio que ronda los 30 millones de euros, ha ido creciendo fuera de Europa e incluso se ha potenciado con una nueva plataforma para seguir los partidos por Internet desde cualquier lugar.

Estas son las cartas que quiere jugar la Euroliga, junto a la más fuerte que es la de que cuenta con el respaldo de los principales clubes de Europa que a su vez son propietarios. Y con esta posición de fuerza también quieren “aclarar la redacción de los reglamentos de Fiba ​​para verificar que cumplen con las leyes antimonopolio y de competencia de la Unión Europea (UE), así como para regular las relaciones entre los clubes y las federaciones nacionales en cuanto a competiciones de equipos nacionales. Estos incluyen calendario, seguro de los jugadores y la compensación de los clubes para la liberación de jugadores para el servicio del equipo nacional”, recuerdan.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles