El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Los Rams volverán a ser el equipo de fútbol americano de Los Ángeles. Los dueños de la National Footbal League (NFL) aprobaron ayer por la noche, con treinta votos a favor y dos en contra, el traslado de la franquicia, que abandona la ciudad de Saint Louis (Misuri) después de que la Administración local rechazara su proyecto para construir un nuevo estadio valorado en 1.000 millones de dólares. El cambio de sede no se producirá hasta 2019, año para el que está previsto que culmine la construcción de una instalación deportiva que costará 1.890 millones de dólares y se situará en la zona de Inglewood.

El club, controlado por Kroenke Sports Enterprises, podría acabar compartiendo la futura infraestructura con los San Diego Chargers, que dispone de una opción de un año para decidir si definitivamente quiere reubicarse. En su caso, todo podría depender de una votación prevista en la ciudad para decidir si se destinan 350 millones de dólares de fondos públicos para reemplazar el Qualcomm Stadium. Si finalmente descartan su traslado, la posibilidad se abrirá para los Oakland Raiders.

Los Ángeles NFL Stadium 530

Recreación del estadio que los Rams levantarán cerca del Aeropuerto de Los Ángeles.

En el caso de que los Raiders y los Chargers decidan finalmente seguir en sus ciudades actuales, la NFL se ha comprometido a conceder 100 millones de dólares a cada una de las franquicias, que estarían renunciando a instalarse en el segundo mayor mercado de medios de comunicación de todo el país.

El triunfo de Los Ángeles, que recupera la NFL 21 años después, es un duro golpe para Saint Louis, que con los Rams ya es la segunda franquicia de fútbol americano que pierde. La liga estadounidense, que no reubicaba a un equipo desde que los Houston Oilers se mudaron a Nashville en 1997, ya aceptó que los Cardinals dejarán en 1988 esta ciudad de Misuri para trasladarse a Phoenix. “La NFL ignoró los hechos, la lealtad de los aficionados de San Luis, que apoyaron al equipo en más momentos bajos que altos, y la NFL ignoró un mercado fuerte y el plan viable para un nuevo estadio”, ha lamentado Francis Slay, alcalce de Saint Louis.

Roger Goodell, comisionado de la NFL, ha admitido estos días que “la reubicación es un proceso doloroso para los aficionados, las comunidades, los equipos, para la liga en general. La estabilidad es algo a lo que hemos dado una gran importancia y de alguna manera un momento agridulce porque no tuvimos éxito en ser capaces de obtener el tipo de instalaciones que queríamos conseguir en sus mercados”, ha argumentado.

Kroenke es el propietario de Kroenke Sports Enterprises, que posee los Denver Nuggets de la NBA, los Colorado Avalanche de la NHL, los Colorado Rapids de la MLS y los St. Louis Rams de la NFL. Además, el empresario es también el mayor accionista del club de fútbol inglés Arsenal FC. En 2015, Forbes estimó que su fortuna tiene un valor de 7.700 millones de dólares.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles