El diario económico
del negocio del deporte

G.G.R. El impacto económico que generan las competiciones deportivas es siempre clave en las decisiones de la Administración para seguir aportando recursos para atraer a los grandes eventos. Tras la entrada de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona ya se confirmó que se reducirá gradualmente un 50% la aportación por patrocinio que hace al Circuito de Barcelona-Catalunya a partir de este 2016. Sin embargo, las competiciones de motor aumentan su impronta económica en territorio catalán.

Los eventos celebrados en la instalación deportiva dejaron en Catalunya un total de 340 millones de euros en 2015, según un estudio del DEP Institut presentado hoy en el Col·legi d’Economistes de Catalunya. Esto representa un aumento del 2,4% respecto a 2014, cuando esta cifra se situó en los 332 millones de euros. Casi la mitad de este impacto económico lo generó el Gran Premio de Fórmula 1, que tendrá lugar la próxima semana, con 163 millones de euros, mientras que el 28,5% correspondió a la MotoGP, con 97 millones; el resto de competiciones de motor contribuyeron a generar un negocio en la comunidad de 80 millones.

Dentro de estos datos, que tienen en cuenta el impacto indirecto y el impacto sobre el valor bruto añadido, se encuentra también el gasto directo, que en este caso fue de 150 millones de euros. Mientras que los espectadores de la Fórmula 1 se dejaron una media de 1.008 euros durante su estancia, los de MotoGP gastaron 533 euros y los del resto de competiciones 248 euros.

 

Esta desigualdad entre competiciones se debe a los más de 100 euros de diferencia del coste de la entrada y al perfil de los asistentes, ya que en la competición automovilística un 52,9% son extranjeros, mientras que en la de motociclismo este grupo tan sólo representa el 31,3%. Por tanto, además del elevado poder económico de otros países respecto a España, aprovechan también para visitar la ciudad de Barcelona y gastar más en hoteles en la ciudad.

Esto se refleja con que el 64,2% de los espectadores de Fórmula 1 pagan alojamiento en la capital catalana, un porcentaje que baja hasta el 45,7% en el caso de los aficionados de MotoGP. En su caso, los asistentes al premio que organiza Dorna Sports prefieren alojarse en las comarcas del Maresme y el Vallés Oriental.

Y es que aunque el circuito catalán no sea urbano y no se encuentre en Barcelona, el gasto total en la ciudad metropolitana se situó en los 40,1 millones de euros, de los cuales 28 corresponden a los espectadores de la Fórmula 1 y 12 a los de MotoGP, con casi la mitad del desembolso destinado al alojamiento.

Además, aunque no todos estén dispuestos a pernoctar en Barcelona, es importante destacar que el gasto no vinculado al viaje en sí se realiza mayormente en la ciudad. De entre todas las opciones, el 79,4% del gasto en actividades de ocio se concentran en la capital, mientras que solamente se realizan el 43,5% de las compras.

Otro de los puntos a tener en cuenta en tiempos de crisis es la generación de lugares de trabajo, que en este caso se calcula en torno a las 4.423 personas. Este dato, que tiene en cuenta el número de empleados a tiempo completo necesarios para cumplir con los gastos correspondientes, se distribuye en 2.146 personas para la Fórmula 1, 1.245 empleos para MotoGP y 1.032 para el resto de competiciones.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles