El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 La falta de apoyos comerciales está a punto de poner en riesgo la celebración de los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2017. El propio Comité Olímpico Español (COE) lo ha admitido esta mañana a través de su secretario general, Víctor Sánchez, quién ha advertido de que “la situación es seria, grave y amenaza la celebración” del evento.

El dirigente ha admitido que ante esta situación podrían “tomar decisiones de forma inmediata, si fuera necesario”, ya que tampoco parece sensato mantener en el calendario una cita que, por el momento, arroja un “déficit de 9 millones de euros en el presupuesto operativo”. “La ejecutiva del COE está vigilando muy de cerca qué está ocurriendo”, ha enfatizado durante la asamblea general del organismo.

El análisis es claro: “Tarragona está pasando por dificultades económicas” porque “no ha conseguido los ingresos de patrocinio que estaban previstos. Los que entran lo hacen con escasa aportación, pese a haber sido declarado acontecimiento de especial interés. Tenemos un gobierno en funciones y no sabemos qué va a ocurrir en el futuro”, añadió.

Repsol, CaixaBank y Damm aportarán tres millones de euros cada una para figurar como socios oficiales, categoría para la que se aspira a encontrar un total de seis marcas que generen 18 millones. A ellos se les asegura un retorno de 3,4 millones, de los que 2,8 millones de euros proceden de la desgravación fiscal que concederá Hacienda al tratarse de un acontecimiento excepcional.

Por debajo están los patrocinadores oficiales como Movistar, El Corte Inglés y Borges, que pagarán 750.000 euros. Aquí es donde está el mayor problema, ya que se esperaba encontrar a diez compañías que en total aportarían 7,5 millones, con la promesa de que cada una obtendría un retorno de 1,3 millones, entre la desgravación fiscal y el impacto de marca.

En el último escalafón estarían los veinte colaboradores, que acostumbran a ser proveedores de servicios y productos, y que aportarían otros dos millones de euros, según el plan de patrocinio diseñado por Tarragona 2017. Y ahí por ahora sólo están la constructora Comsa y la empresa de transporte Plana.

Al problema económica se le añade el retraso en la construcción de muchas infraestructuras, después de que las contratistas se negaran a asumir los elevados costes que en su día planteaban los pliegos de la Generalitat. Todavía faltan por edificar dos sedes: el palacio del anillo mediterráneo y la piscina que se quiere construir también en esa zona, además de otra sede que se está construyendo en el Palau San Jordi y las obras de actualización en el estadio de atletismo y el campo de fútbol del Nastic que acogerá la ceremonias de inauguración y clausura.

Sobre el nuevo pabellón, precisamente ayer se adjudicaron el proyecto de obra civil a la alianza de Agrupación Guinovart Obras y Servicios Hispania y Obrascón Huarte Lain, con un coste de 3,59 millones de euros.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles