El diario económico
del negocio del deporte

Guillermo G. Recio Río 2016 marcará un antes y un después. Los Juegos Olímpicos vuelven este viernes con un presupuesto de 2.500 millones de euros, donde la tecnología jugará un papel fundamental. Habrá 70.000 puntos Wi-Fi y más de 16.000 teléfonos conectados, pero no todo está pensado para los asistentes.

Durante 17 días habrá más de 10.000 atletas, 32.000 periodistas y 60.000 voluntarios trabajando para que los 832 eventos salgan a la perfección. Esta organización debe tener en cuenta desde aspectos básicos como las acreditaciones hasta proporcionar la señal de televisión a los medios de comunicación, pero con las nuevas tecnologías el reto está en la ciberseguridad y en las estadísticas en tiempo real.

Para ello, 3.500 personas de la telecos Atos, el socio tecnológico del Comité Olímpico Internacional (COI) desde 2001, llevan cuatro años trabajando con el objetivo de dar un paso más con Río 2016. La directora de operaciones de Major Events & Olympics de Atos, Marta Sanfeliu, explica en una entrevista con Palco23 que “así como Londres 2012 fueron los Juegos de la revolución móvil, los de Rio 2016 son los Juegos de la revolución digital”.

La directiva comenta que la principal novedad es la integración del sistema Cloud, que ya fue probado en los Juegos de invierno en Sochi 2014. “La consolidación de la nube en el entorno Olímpico ha catapultado la excelencia operacional de los JJOO con un nuevo modelo de prestación de servicios. De esta manera, pasaremos de construir cada vez a construir una vez la entrega de algunos servicios, que gracias a la nube aporta importantes eficiencias y flexibilidad”, resalta.

Según Sanfeliu, estos Juegos coinciden con la eclosión de los cuatro grandes paradigmas de las tecnologías de la información del momento: la nube, el Big Data, la movilidad y las redes sociales, que también forman parte de la columna vertebral de Río 2016.

Rio 2016 Villa Olimpica 650

Los más de 10.000 atletas ya están preparados en la Villa Olímpica./ Río 2016

Esto se aplica, por ejemplo en la ciberseguridad, ya que está previsto que el número de ataques se multiplique respecto a Londres 2012, cuando se detectaron 255 millones de ataques. “Por primera vez en unos JJOO, se están aplicando técnicas de análisis de datos para incrementar los niveles de protección contra ciberataques y garantizar una ejecución segura. La tecnología tradicional nos permitía analizar eventos y filtrar aquellos que requerían acciones específicas. Con los riesgos actuales, es preciso analizar de manera más exhaustiva todos los potenciales ataques monitorizando también las redes sociales y prediciendo lo que puede ocurrir”, detalla.

Esto supone que hoy en día un evento deportivo no se pueda concebir sin la parte tecnológica, y es que “el objetivo principal es que cuando termine el evento no se hable de la tecnología, sino de cómo se ha vivido el deporte”, argumenta Sanfeliu.

También destacan las innovaciones para el acceso de los medios de comunicación, que darán 6.000 horas de cobertura de los Juegos Olímpicos al mundo a través de medios tradicionales y medios digitales, con millones de ordenadores portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes. Además, se ofrecerán los resultados en tiempo real a periodistas, deportistas, jueces, entrenadores y patrocinadores.

“Durante los próximos años debemos estar preparados para poder dar servicio a la demanda de los espectadores que esperan consumir la información de muy diversas maneras”, asegura. El cambio de paradigma lo encontramos principalmente en las redes sociales, donde YouTube ofrecerá las mejores imágenes en más de 60 países.

Pero también los operadores tradicionales como TVE han apostado por el mundo digital con el objetivo de que sean “los Juegos más sociales”, ya que se personalizarán las retransmisiones a través de vídeos bajo demanda (VOD, en sus siglas en inglés). También habrá videoencuentros con los protagonistas, pruebas que no se incluyen en televisión y contenidos exclusivos elaborados por los enviados especiales de RTVE Digital. En paralelo, se lanzará otra aplicación, Heroínas: Vive Río, en la que se utiliza la realidad virtual para ofrecer cinco reportajes para vivir en primera persona el entrenamiento de algunas de las grandes bazas españolas en Río.

La directiva de Atos, señala que “Río 2016 marcará un antes y un después en la relación entre un evento deportivo y los espectadores. Son los primeros JJOO digitales y trasformarán de manera disruptiva no sólo el concepto que tenemos de evento deportivo sino otras actividades de nuestra vida porque muchas de sus innovaciones y desarrollos se trasladaran y aplicarán en otros sectores”.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles