El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén La Liga echará hoy oficialmente a andar con el partido que enfrentará al Málaga CF con el CA Osasuna, dos equipos que ayudan a entender el importante salto cualitativo que dará la competición durante la temporada 2016-2017. El nuevo ciclo audiovisual supone una inyección económica adicional que, en global, permitirá al conjunto de los clubes de la Liga Santander y la Liga 1|2|3 rebasar los 3.000 millones de euros de facturación. En lo concreto, dinero para renovar la imagen de los estadios, como ambos han hecho, y poder vender una mayor cobertura mediática a los patrocinadores.

En este caso, este argumento sólo ha servido a uno de los dos equipos citados, el Málaga CF, que tras una temporada con la camiseta limpia de publicidad finalmente ha llegado a un acuerdo con la casa de apuestas Marathonbet. A última hora, otro de los que ha logrado salir de esta lista es el Celta de Vigo, que finalmente sí ha logrado encontrar la complicidad de Estrella Galicia para relevar a Citroën.

Barça y Sevilla se disputaron el primer trofeo nacional de la temporada.

De esta manera abandona el grupo de clubes sin socio principal para el nuevo curso, en el que se encuentran desde grandes como el Valencia CF, el Sevilla FC o el Real Betid, a más modestos como el CA Osasuna, Leganés o el Deportivo Alavés. Nada que ver con la situación de los actores de El Clásico, que generan la mitad de todo el negocio del fútbol español y que sólo por su patrocinio principal cobran más de 30 millones de euros anuales (FC Barcelona de Qatar Airways y Real Madrid de Emirates).

Uno de los principales argumentos de los clubes ante las marcas empieza a ser el alto impacto mediático del fútbol español, ya no sólo en el mercado local. Las cifras que maneja la patronal apuntan a una audiencia acumulada de 2.100 millones de telespectadores durante el curso 2015-2016 repartidos en 170 países, de los que 692 millones correspondieron a España.

Asia se ha convertido en una región prioritaria, especialmente China, donde el Gobierno ha situado el fútbol como prioridad y donde La Liga obtiene buena parte de sus ingresos por televisión a nivel internacional, con 70 millones de euros anuales. Eso sí, la región de África y Oriente Medio aún es predominante, con 424 millones de telespectadores, muy cerca de los 424 millones que se anotaron en el resto de Europa. De ahí que en un solo año se hayan inaugurado oficinas comerciales en Sudáfrica y Nigeria.

El margen de recorrido es importante, ya que el negocio internacional hoy genera unos 650 millones de euros, cifra aún lejana a los casi 1.500 millones que obtiene la Premier League por su negocio exterior. En esta tarea internacional también empezará a jugar un papel clave Banco Santander, que se ha hecho con los title rights del torneo para los próximos tres años y ha prometido un mayor compromiso en la activación del patrocinio en Sudamérica. En total, la patronal prevé obtener unos 70 millones por sus propios socios comerciales, como los existentes EA Sports y Nike o el recién incorporado TAG Heuer.

LaLiga y Banco Santander 650

Banco Santander ha relevado a BBVA como patrocinador principal de la competición.

También se ha evidenciado que a nivel doméstico los derechos audiovisuales podían generar mucho más dinero, y esta temporada por primera vez se rebasarán los 1.000 millones de euros y se ha conseguido que cualquier aficionado pueda ver todos los partidos de Primera, sea con Telefónica, Orange o Vodafone.

Los tres grupos han llegado a acuerdos individuales para sublicenciarse los lotes que se habían adjudicado. Telefónica se quedó El Partidazo y se lo ha revendido a sus dos rivales que, a cambio, le permitirán vender el paquete de fútbol en establecimientos públicos. El primero pagará 250 millones a La Liga cada año, mientras que la UTE formada por Vodafone y Orange abonará 100 millones. Además, los tres han adquirido beIN Sports LaLiga, canal nuevo creado por Mediapro con ocho partidos de cada jornada, que le costarán 633 millones por curso.

Esta campaña también supondrá el estreno de la patronal presidida por Javier Tebas en la producción de contenidos propios, que difundirá tanto a través de las redes sociales como del canal LaLiga1|2|3 TV, pensado para emitir toda la Segunda en plataformas de pago y que sólo Telefónica ha decidido no adquirir por el momento.

Todos los esfuerzos de La Liga en materia audiovisual buscan aumentar el interés mediático por la competición, pero el objetivo también pasa porque el dinero que de ello se obtenga redunde en los aficionados que asisten a los estadios. De ahí que este viernes también entre en vigor una serie de normas que han obligado a los clubes a invertir en sus infraestructuras y a lanzar campañas de captación de abonados imaginativas. El riesgo: sanciones económicas si no consiguen que la grada lateral que más se ve en televisión tenga una ocupación del 75%.

La inyección de recursos por los derechos audiovisuales ha tenido un doble beneficio en este sentido, ya que ha dado liquidez para realizar estas mejoras y también daba más margen a los clubes para lanzar sus ofertas, como por ejemplo el Real Betis, que ha prometido devolver parte del dinero si no acaban entre los diez primeros clasificados. Los verdiblancos, no obstante, son de los pocos que pueden decir que no tienen problemas para llenar su estadio, ya que fueron uno de los motores para que La Liga superara los 14 millones de espectadores en la temporada 2015-2016.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles