El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 La Fórmula E coge velocidad. La gestora del campeonato de vehículos eléctricos, que en los últimos meses ha dado entrada en su capital a importantes socios, está a un paso de dejar atrás los números rojos tras cuatro años sobre el asfalto. “Esto está yendo mucho más rápido de lo que pensábamos cuando hicimos el plan de negocio”, ha asegurado Alejandro Agag, consejero delegado y uno de los fundadores de esta competición.

“Esta temporada romperemos la barrera de los 100 millones de euros de ingresos y, si no estuviéramos invirtiendo tanto en promoción y publicidad, ya habríamos alcanzado el umbral de rentabilidad”, ha asegurado este fin de semana en una entrevista con la agencia Efe. Consolidada esta base de ingresos, el empresario asegura que son suficientes “para cubrir perfectamente el funcionamiento del campeonato”, por lo que cualquier nuevo aumento de facturación con patrocinios o acuerdos audiovisuales serviría para apuntalar la rentabilidad.

Agag admite que hace cuatro años y medio no se habrían esperado la acogida que recientemente está adquiriendo la prueba, en especial gracias a la concienciación de los fabricantes sobre la importancia de la sostenibilidad. “Las grandes marcas están entrando -a Renault, Audi, BMW o Jaguar se les unirá en breve Mercedes- y tenemos un grupo de patrocinadores muy potente -el último en entrar ha sido la aseguradora Allianz-. De hecho, no esperábamos tener tantas compañías y tan buenas con nosotros, tan pronto”, apunta.

Una de las claves, como han argumentado muchos de los nuevos inversores, es la sensación de que los coches eléctricos son el futuro y la Fórmula E se ha convertido en un banco de pruebas y a la vez en un escaparate. “El mercado ha dado un cambio hacia el coche eléctrico, de cuatro años y medio hasta aquí, que nos ha beneficiado claramente”, confirma. Eso y que, en su opinión, han sabido diferenciarse de la Fórmula 1, con la que comparten accionistas como Liberty Media.

“No queríamos hacer una Fórmula Uno B. Queríamos que si alguien está haciendo zapping y de repente veo una carrera de coches con la Torre Eiffel o la Estatua de la Libertad de fondo, ya no cambie de canal, y eso es lo que hemos logrado”, subraya Agag, quien admite que aún tienen trabajo por hacer para conseguir una visibilidad similar a la que tiene la F-1 en todo el mundo.

“En Alemania, Reino Unido, Japón o Brasil tenemos audiencias muy respetables. Tenemos que reforzar la difusión en países como en España o Italia, pero no se puede crear un deporte y tener audiencias masivas al día siguiente. Requiere tiempo”, justifica. En España, donde sus derechos han sido adquiridos por GOL, confía en que puedan dar un impulso a su notoriedad con la captación de un piloto.

Incorporar una nueva carrera en Estados Unidos -en el calendario de 2017 solo hay dos en Nueva York- consolidar las que ya hay en Europa y, sobre todo, crecer en el continente asiático aprovechando la entrada de capital chino, están en esa hoja de ruta. Y por supuesto, mantener la señas de identidad de la Fórmula E: “innovación, tecnología y sostenibilidad”, subraya Alejandro Agag.

“Queremos consolidarnos como el gran campeonato del futuro y ayudar a cambiar la tecnología del coche eléctrico. Cada temporada hacemos dos vueltas más en el mismo circuito con la misma batería. Y, en la quinta temporada, las carreras ya las haremos con un solo coche, en lugar de dos, los que significa que habremos doblado la durabilidad de la batería”, concluye orgulloso.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles