El diario económico
del negocio del deporte

M.M.A. La celebración de grandes eventos deportivos siempre plantea el debate sobre qué sucederá con las infraestructuras construidas para tal acontecimiento, especialmente los estadios. En Brasil confiaban en aparcar el debate hasta 2016, una vez pasen los Juegos Olímpicos de Río, pero los problemas de una constructora local le han obligado a colocar el cartel de en venta a dos de los estadios que fueron sede del pasado Mundial de Fútbol y que también han sido seleccionados para albergar encuentros de la cita olímpica.

El grupo constructor OAS se ha visto salpicado por el escándalo de corrupción que azota a Brasil y que encabeza la petrolera Petrobras. En un comunicado, la compañía explica que todo este proceso ha provocado la pérdida de acceso al mercado bancario y le ha imposibilitado pagar sus deudas. De ahí que se haya acogido a lo que vendría a ser el concurso de acreedores en este país y presentado un plan de venta de activos para obtener liquidez; entre éstos se encuentra el 100% de la empresa gestora del Arena das Dunas, en la ciudad de Natal, y el 50% de la sociedad que controla el estadio Fonte Nova, en la ciudad de Salvador.

OAS gastó 591 millones de reales (unos 180,7 millones de euros por las fecha de construcción) para remodelar por completo el viejo Fonte Nova, pero una parte muy importante fue financiada por el propio gobierno del estado de Río Grande Norte. La construcción de Dunas, por otro lado, exigió el desembolso de 423 millones de reales (129,3 millones de euros de entonces).

Las urgencias por vender de OAS habrían llegado tarde o temprano ante la situación de desuso de ambas instalaciones. En el estadio Fonte Nova se disputaron seis partidos del Mundial 2014 y se confiaba en que después fuera alquilado por el Esporte Club Bahia. Sin embargo, justo la semana pasada rechazó trasladarse a esta infraestructura con capacidad para 55.000 personas porque las condiciones eran inaceptables para ellos.

En el caso de Dunas, tan sólo albergó cuatro partido y a día de hoy sólo juega regularmente como local el América de Natal, de Tercera División. Esta infraestructura puede llegar a albergar hasta 45.000 espectadores. Sus problemas no son excepcionales, ya que muchos otros estadios que se levantaron para el Mundial del pasado verano están en desuso o se utilizan para otros fines, como la celebración de bodas colectivas, conciertos o actos religiosos.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles