El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) anda en pie de guerra contra la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y el Consejo Superior de Deportes (CSD) por dejar al sindicato fuera del reparto de ingresos por televisión. El colectivo presidido por Luis Rubiales defiende incluso que deberían recibir un 1% del total, con lo que doblarían su presupuesto actual hasta los 10 millones de euros. Pero, ¿a qué se destinarían esos fondos?

Un repaso a las cuentas del sindicato revela que actualmente se destina casi el doble de dinero a mantener su estructura que a ayudas a los jugadores. En 2013, último ejercicio con cifras disponibles en su página web, AFE gastó 1,56 millones de euros en personal, cifra que para 2014 se incrementaba a 1,69 millones. Si la estructura no se ha modificado, el sindicato cuenta con nueve administrativos, tres abogados y dos jefes de departamento.

Junto a ellos, en plantilla figuran con contrato laboral otros seis miembros que forman parte de la junta directiva, entre los que también estarían Vicente Blanco, director deportivo, y Luis Gil, gerente de AFE, entre otros. En conjunto, se embolsaron 525.738 euros, un tercio del gasto en plantilla. El resto de miembros de la junta, entre los que están Gerard Piqué e Iker Casillas, no perciben ninguna remuneración, aunque sí tienen derecho a pasar los gastos en que incurran para “asistir a actos o reuniones por cuenta de la asociación”.

 

 

A esta cifra habría que añadir los 442.167 euros que AFE contabilizó en 2013 para sufragar gastos relacionados con la asamblea, la junta directiva y los delegados del sindicato. Esta definición da a entender que aquí se incluirían esas dietas para los miembros de la junta que no tienen nómina, aunque las cuentas del sindicato no desglosan más. También aparece otro epígrafe de “colaboraciones” por 235.500 euros.

En total, los gastos de personal suponen entre 1,5 millones y 2 millones de euros por temporada, lo que equivale hasta casi un 40% de todo el presupuesto. En CCOO y UGT, las dos centrales sindicales de referencia en España, este porcentaje se rebaja a en torno al 30%, pese a que sus estructuras son mucho mayores.

Estos costes de organización, que en conjunto sumarían 2,25 millones de euros, contrastan con los 981.559 euros que efectivamente se destinaron a proyectos concretos. Un total de 774.878 euros se invirtieron en “becas y ayudas a afiliados”, mientras que la dos escuelas AFE (una en Madrid y otra en Córdoba) percibieron 42.981 euros.

También figura un epígrafe de otras ayudas por 163.700 euros, aunque no se precisa a qué se destinaron.En este sentido, cabe recordar que AFE ofrece subvenciones para afrontar el coste de los abogados cuando algún jugador necesite acudir ante los tribunales, reparte botas entre los jugadores de Segunda División B y dispone de una bolsa de trabajo. Además, organiza una serie de sesiones de entrenamiento para aquellos futbolistas “que por motivos diversos, hayan quedado fuera del mercado futbolístico profesional”.

 

Grandes futbolistas, pequeñas aportaciones

Pero, ¿de dónde salen los ingresos del principal y único sindicato de futbolistas en España? Los jugadores pagan una afiliación de 120 euros anual si juegan en Primera; 102 euros en Segunda; 78 euros en Segunda B; 60 euros en Tercera y Regional, y 18 euros si están retirados o se encuentran sin equipo.

AFE Huelga 530

Luis Rubiales, presidente de AFE, junto a otros miembros de la junta y futbolistas afiliados.

Son cuotas muy similares a las que abona un militante de base en cualquier sindicato y apenas suponen 440.000 euros de media por temporada, un 9% de todos los ingresos. En el caso de UGT y CCOO, este ratio asciende hasta el 53% y el 67%, respectivamente. De ahí que Javier Tebas, presidente de La Liga, recordara el viernes que “los sindicatos deben financiarlos sus afiliados”.

Por compararlo con otras asociaciones de jugadores, la Professional Footballers’ Association de Reino Unido cobra una cuota única a todos sus afiliados de 150 libras (206,5 euros al cambio actual), jueguen en la Premier League o en alguna de las tres categorías que engloba la Football League. El importe sólo se rebaja a 20 libras (27,5 euros) para los futbolistas en edad escolar.

Eso sí, al igual que en AFE sus ingresos dependen especialmente de la aportación de la Premier League, que consiste en un 1% de la factura por derechos de televisión, lo que supone en torno a 23 millones de euros. El sindicato español reclama un porcentaje similar, una reivindicación que el Real Decreto Ley no reconoce pero que podría resolverse a través del convenio existente entre AFE y LFP.

La Liga aporta 2,3 millones aproximadamente cada año el sindicato en virtud de ese acuerdo que mantienen desde hace años. La Real Federación Española de Fútbol (Rfef) da una subvención de 36.000 euros, que se complementa con 1,1 millones procedentes de la recaudación de un partido de la Selección en favor de AFE, como el que se disputó frente a Holanda el pasado 31 de marzo. Los patrocinios de Coca-Cola, Volvo, AXA y Vidacord suponen otros 200.000 euros, mientras que FIFPro, la organización mundial que agrupa a los jugadores, le transfiere una cifra cercana a los 620.000 euros.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles