El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén El Gobierno prepara una nueva palanca para apoyar al deporte en España, en lo que probablemente sea el mayor gesto realizado para fomentar el patrocinio deportivo. Después de meses escuchando reivindicaciones del sector para que se fomentara la esponsorización en clubes ajenos al foco mediático, el Consejo Superior de Deportes (CSD) finalmente ha encontrado una vía para satisfacer estas demandas: con la excusa de preparar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, se ofrecerán desgravaciones del 90% sin límite alguno en la aportación de las empresas para ayudar al deporte formativo.

La medida, que se incluye en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016, se ha bautizado como Plan 2020 de apoyo al deporte base. Para asegurar que estos acuerdos de patrocinio gozarán de los citados beneficios fiscales, el Ejecutivo de Mariano Rajoy lo ha calificado de “acontecimiento de excepcional interés público” y se le otorgan “los beneficios fiscales de este programa serán los máximos establecidos en el artículo 27.3 de la citada Ley 49/2002″.

“La duración del programa de apoyo a este acontecimiento abarcará desde 1 de enero de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2018″, según se recoge en los PGE, por lo que todo el sector dispondrá de una palanca adicional para captar patrocinios en plena recuperación de la economía y de mejora de los presupuestos de las empresas para invertir en marketing. Además, según apuntan desde el CSD y a la espera de que se despliegue el reglamento definitivo, la intención es no poner límite alguno a la cuantía que aporten las marcas.

Eso sí, las entidades deportivas que podrán beneficiarse de estas medidas no podrán ser sociedades anónimas deportivas (SAD), o de serlo deberán constituir una fundación para vehicular estos contratos, ya que el plan está limitado a “entidades sin fines lucrativos” recogidas en la citada ley. Es decir, que sólo podrán beneficiarse de las mismas las citadas fundaciones, pero también las federaciones deportivas españolas, las federaciones deportivas territoriales de ámbito autonómico integradas en aquéllas, el Comité Olímpico Español (COE) y el Comité Paralímpico Español.

De hecho, es la fórmula que han escogido Estudiantes y Joventut de Badalona para captar marcas que ayuden a financiar su modelo formativo e incluso les ayuden a internacionalizarlo para generar más recursos con los que seguir impulsando a deportistas de élite. Es más, el conjunto catalán también ha logrado patrocinios como el de Bimbo y Movistar a través de su fundación por razones similares.

El uso de las federaciones como canalizadoras de aportaciones con exenciones fiscales también ha empezado a ser explorada por la Unión de Federaciones Deportivas Catalanas (Ufec), que a principios de octubre presentó su propio plan para captar patrocinios. Con una diferencia, en su caso se optaba por el uso de la ley de mecenazgo y se confiaba en obtener desgravaciones de hasta el 75%.

Como ya viene siendo habitual en otros planes desarrollados por el Gobierno para incentivar el patrocinio, se creará un consorcio encargado de velar por el correcto uso de los fondos y de que el programa que se está patrocinando se adecua a los objetivos del Plan 2020. En este grupo de trabajo tiene asegurada su presencia la Agencia Tributaria, y dependerá del desarrollo del reglamento que estén presentes o no otros organismos, aunque es previsible que esté el CSD y, quizás, el COE.

De hecho, esta medida es la que posiblemente ha facilitado que en las últimas semanas se hayan firmado múltiples contratos de patrocinio por parte de federaciones que tienen más dificultades para convencer a las marcas de que apuesten por su deporte para darse a conocer: Divina Pastora se ha unido a la gimnasia, Avis se sumó al elenco de marcas que apuestan por el balonmano, Carbonell se ha aliado con el bádminton y Loterías ha apostado por el atletismo. Ahora está por ver si también ayudará al deporte universitario, para el que el CSD también ha diseñado un ambicioso plan.

 

Una medida más que apuntalan el mundo federativo

Esta no es la única medida adoptada por el CSD desde que Miguel Cardenal es su presidente. En los últimos meses también se han desencallado cuestiones importantes encaminadas a potenciar el mundo federativo, como que una parte de los ingresos de la venta centralizada de las retransmisiones de La Liga se destinen a sufragar las cuotas de la Seguridad Social de deportistas de élite. Y, además, este año la patronal de clubes de fútbol se ha comprometido a destinar otros seis millones para ayudar a paliar los problemas económicos de algunos de estos entes.

Además, se creó el programa España Compite, por el que las empresas pueden realizar aportaciones de hasta 50.000 euros a clubs o deportistas y deducirse en el Impuesto de Sociedades hasta un 40% de la cantidad aportada. Este plan, impulsado junto a la patronal CEOE, se ha renovado de cara a 2016 con el objetivo de que las empresas españolas puedan utilizar el deporte para promocionarse.

Junto a todas estas iniciativas, el Gobierno ha mantenido las habituales exenciones fiscales para facilitar que los grandes eventos deportivos que se realizan en España capten patrocinadores. En 2016, como ya adelantó Palco23, se incluirán dos nuevos eventos que gozarán de esta ventaja: los Campeonatos del Mundo FIS de Freestyle y Snowboard Sierra Nevada 2017 y el Campeonato de Europa de Waterpolo Barcelona 2018.

También seguirán beneficiándose un año más competiciones que se benefician periódicamente, como el Barcelona Equestrian Challenge, ORC World Championship o los Juegos del Mediterráneo 2017, que se celebrarán en Tarragona.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles