El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 La Fifa sigue con su purificación a nivel organizativo. El Comité Ético del gobierno mundial del fútbol ha propuesto nueve años de suspensión y una multa de 100.000 francos suizos (92.044 euros) al secretario general de la Fifa, Jérôme Valcke. Según ha informado la entidad en un comunicado, esta decisión llega tras la investigación sobre la presunta venta de entradas en el mercado negro de distintos partidos de la Mundial de Brasil 2014. La decisión final dependerá del comité ejecutivo.

El directivo, que fue relevado de sus funciones en septiembre, ha estado suspendido de su cargo entre el 7 de octubre de 2015 y este martes 5 de enero de 2016. Ante la posibilidad de que hoy pudiera reincorporarse a su puesto de trabajo, la comisión también ha solicitado una prórroga de la suspensión de Valcke de todas las actividades relacionadas con el fútbol durante 45 días.

El comité ha determinado que las causas por las cuales se debería condenar a Valcke tiene que ver con una “violación de las normas generales de conducta, lealtad, confidencialidad, deber de información, cooperación y rendimiento de cuentas, conflictos de intereses al aceptar regalos y otros beneficios y la obligación general de colaborar”.

El hombre de confianza del expresidente de la Fifa, Joseph Blatter, quien ya fue sancionado con un veto de ocho años en la industria del fútbol y una multa económica, está bajo el punto de mira desde que se publicó la noticia de las entradas en el rotativo inglés The Guardian. El caso fue revelado por el empresario Benny Alon, que trabaja desde 1990 con la venta de entradas del Mundial y ha acusado a Valcke de haber pactado quedarse el 50% de los beneficios que generara la venta de entradas con precios inflados.

La trama elevaba el coste de los pases en hasta un 200%, lo que habría generado unas ganancias de dos millones de euros al hasta ahora secretario general, según consta en una serie de correos electrónicos de Alon y que, en este caso, han sido comprobados por el diario brasileño Estadao. Según la acusación, Valcke se habría quedado un total de 8.300 entradas que debería haber vendido directamente la Fifa.

JB Marketing firmó un acuerdo en 2010 con la Fifa para vender las entradas VIP a partir de 2013, incluyendo la Copa de Confederaciones. En virtud de ese contrato, la empresa de Alon recibía 11.000 pases exclusivos para los estadios del Mundial de Brasil con el objetivo de comercializarlos. La adjudicataria podía fijar libremente los precios de 12 partidos, incluso por encima del recomendado, mientras que en los otros doce los fijaría la Fifa.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles