El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Nuevos datos que refuerzan la necesidad de diversificar por parte de muchos operadores del modelo concesional. El volumen de contratos de gestión sacados a concurso por entidades locales en 2015 se hundió un 53% respecto a 2014, lo que evidencia las restricciones del nivel de sector público que más había promovido la colaboración público-privada para construir y explotar centros deportivos.

Además, la licitación pública de obras de infraestructuras de este tipo se desplomó un 32,7% de un año a otro, hasta los 105 millones de euros. Seopan, la patronal española de la construcción, revela en un informe al que ha accedido Palco23 que este sector ha sido el que más ha visto caer su negocio de obra nueva desde los máximos de 2009, con un retroceso del 90%. Este desplome sólo es inferior al de la vivienda, que se hunde un 90%.

El momento más álgido de este negocio fue hace siete años, cuando se licitaron contratos por 1.049 millones, que equivalía al mismo volumen que el agregado de 2007 y 2008. Pero después estalló la burbuja inmobiliaria, y tras un 2010 en el que aún quedaban remanentes del Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo (conocido como Plan E) del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la inversión se desplomó de forma abrupta. En 2013, en plena recesión, se tocó mínimos con 87 millones, y en 2015, aunque se registró un nuevo altibajo, se ha logrado mantener la cota por encima de los 100 millones.

En todos los ejercicios Catalunya ha sido la comunidad autónoma en la que más proyectos de obra nueva se han sacado a concurso por volumen, aunque también es donde más se ha notado la caída. En 2015 fueron 33 millones de euros, un tercio del total y la única que destinó más de 10 millones. En el caso de la Comunidad de Madrid, la inversión se ha situado en 7 millones de euros durante los últimos dos años, por debajo del País Vasco, Comunidad Valenciana o Castilla y León.

 

La caída también se traslada al ámbito de la rehabilitación, aunque de manera menos acusada: 94 millones de euros, un 14,5% menos que hace un año y un 76% menos que en 2009. En su caso, la evolución ha sido más irregular después del fin del boom, con los años 2011 y 2012 como los más malos para el sector, para después ir creciendo de forma moderada hasta situarse en unos niveles más cercanos a los de hace una década. Una situación a la que, por ejemplo, difícilmente llegará la construcción de obra nueva hasta dentro de varios años.

Aquí nuevamente Catalunya se sitúa a la cabeza, con 26 millones de euros en 2015, lo que supone un incremento del 28% interanual. Galicia y Andalucía, las otras dos regiones donde lleva décadas funcionando el modelo concesional y hay un fuerte parque público,  la inversiones subieron a 14 millones y 13 millones de euros, respectivamente.

En cualquier caso, la evolución de ambas líneas de negocio evidencian que cada vez la inversión en obra nueva y rehabilitación será más pareja, después de que en la última década ya se haya reforzado de manera considerable el parque de instalaciones deportivas de titularidad pública. De hecho, muchos operadores del modelo concesional ya admiten que el negocio futuro va a estar más en las licitaciones de centros que necesitan un lavado de cara, con el cambio que eso conlleva: períodos de concesión más cortos, que bajan desde los 40-50 años habituales a unos 15-20 años.

Estos datos, si se comparan con países del entorno, revelan que en España la inversión pública en este tipo de equipamientos, junto a los de cultura, ocio y religión, ha caído a 24 euros por habitante. Se trata de un euro más que en Italia, pero casi la mitad en comparación con los 43 euros que de media se invierte en el conjunto de los 28 países que forman la Unión Europea (UE).

Y las previsiones para el año en curso tampoco son muy optimistas. Seopan advierte de que “los indicadores de actividad disponibles durante el primer trimestre de 2016 anticipan un agravamiento de la recesión de la actividad ocurrida en 2015″. “Supondrá el noveno año consecutivo con reducción de la actividad nacional de construcción”, vaticinan, con un desplome de las ventas de las constructoras de entre un 15% y un 18%.

Los datos recopilados por la patronal hasta abril les dan la razón, aunque la situación es especialmente grave en el segmento deportivo. Frente a una caída general del 18,1%, hasta los 3.056 millones, en el nicho de gimnasios y otros equipamientos para la práctica de actividad física el retroceso alcanza el 45,2%, hasta los 43,554 millones; de éstos, 32,648 millones corresponden a obra nueva y el resto a rehabilitaciones. En este sentido, cabe enfatizar que una parte importante corresponde a las inversiones que se están produciendo en Catalunya de cara a los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2017.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles