El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén La seguridad jurídica es uno de los conceptos que más de moda ha puesto la crisis económica y el cambiante entorno legislativo en el que se han movido las empresas ante las reformas estructurales aplicadas por muchos países. Y el fútbol también la reclama, o al menos el FC Barcelona, que aspira a que los clubs se unan para reclamar a la Agencia Tributaria que deje clara las reglas del juego. Los blaugranas, además, cada vez se encuentran más incómodos con las diferentes presiones fiscales que soporta cada entidad en función de la comunidad autónoma donde opera.

El presidente del club, Josep Maria Bartomeu, criticó este lunes que “no puede haber diferentes criterios” por parte de Hacienda, en un momento en el que ya no sólo se he eliminado de facto la opción de pagar un 15% de la nómina de los futbolistas a través de una mercantil en concepto de derechos de imagen. Como ya desveló Palco23, Real Madrid y Valencia CF han impugnado actas de varios millones de euros porque no comparten la nueva interpretación de que los pagos a agentes que realizan en realidad son salario del futbolista. Además, según fuentes de la industria, Atlético de Madrid y Barça también tienen inspecciones abiertas por este motivo.

Luis Suárez Sergio Ramos Barça Madrid 650

Los jugadores de Barça y Madrid, entre los que no tienen por qué estar los de esta imagen, están entre los más afectados por las inspecciones de Hacienda.

En un acto celebrado en el Colegio de Economistas de Catalunya, Bartomeu insistió en que “hay que encontrar seguridad jurídica para jugadores y agentes. “No debemos estropear este buen producto que es admirado”, advirtió sobre las posibles consecuencias que podría tener la percepción de que en España se persigue a los deportistas de élite que, hasta el momento, utilizaban estructuras fiscales aceptadas por la propia Administración. No es una cuestión baladí, si se tiene en cuenta la menor presión fiscal existente en Reino Unido, mercado en el que se mueve una Premier League ya de por sí con mucho más poderío económico gracias a su contrato de televisión.

“Si hay seguridad jurídica, fiscalidad armonizada con los países de las otras grandes ligas, etcétera, podremos competir”, enfatizó. No obstante, conseguir un acuerdo a nivel de toda Europa, incluido un Reino Unido que precisamente iniciará en 2017 el proceso para abandonar la Unión Europea (UE), se antoja complicado. No sólo por la complejidad de poner de acuerdo a varios gobiernos, en contra posiblemente de la voluntad de sus clubes, sino también por la ya de por sí difícil relación entre Administración y organismos como la Fifa o la Uefa en términos de regulación.

Más sencilla podría ser la armonización fiscal que busca en el conjunto de España, volviendo a poner sobre la mesa un largo debate existente a nivel político. “Incluso la competencia interna es diferente en cuanto a fiscalidad”, lamentó el presidente culé lamentó, que de alguna forma reclamaba que la presión tributaria para rentas superior a 600.000 euros sea la misma para todos los equipos, indistintamente de donde tengan su domicilio social. “Ojalá nos pongamos todos de acuerdo y los jugadores estén tranquilos”, insistió.

Aunque Bartomeu no lo mencionó explícitamente, en las oficinas del Camp Nou molesta sobre todo la baja tributación existente en País Vasco, o al menos en Vizcaya, donde está el Athletic Club y donde el criterio que se está aplicando es que el 50% de la renta de los futbolistas no tribute por IRPF. Ello, en base al artículo 19 de la norma que regula este tributo, al considerar que los jugadores generan sus ingresos anuales en un periodo superior a dos años. “Es un problema sobre todo para los equipos medianos”, defienden en la entidad sobre una batalla que sobre todo afecta a la competitividad en la zona media de la clasificación.

 

La Comunidad de Madrid podría aumentar aún más las diferencias

Y es que el problema para el Barça continuará estando en la mayor presión fiscal que aplica Catalunya respecto a otras autonomías a las grandes fortunas. Actualmente el tipo para rentas superiores a 175.000 euros es del 48%, igual que en Andalucía, Asturias, La Rioja y Cantabria. En cambio, en la Comunidad de Madrid es del 43,5%, lo que en otras palabras significa que Real Madrid y Atlético de Madrid, sin ir más lejos, tienen cierta ventaja a la hora de negociar salarios netos. Por ejemplo, con 10 millones de euros brutos, los blaugranas pueden pagar un neto de 5,22 millones, por los 5,66 millones de sus rivales.

Esos casi cinco puntos a su favor podrían ir a más si las propuestas de la firma EY al Ejecutivo de Cristina Cifuentes salen adelante, aunque éstas vayan dirigidas a captar a profesionales de la City de Londres que eventualmente se marchen por la salida de Reino Unido de la Unión Europea. El informe, avanzado la semana pasada por Expansión y que aún debe ser debatido en la Asamblea de Madrid, plantea rebajar al 39% el tipo marginal máximo para aquellos directivos y profesionales cualificados que lleguen en calidad de impatriados, lo que incluiría a los futbolistas que llegaran a alguno de los equipos de la comunidad.

Según el citado rotativo económico, las ventajas fiscales estarían en vigor durante diez años, el doble de lo que permite un régimen estatal que, además, desde 2015 excluye a los deportistas profesionales para eliminar del imaginario la ley Beckham, que entre 2007 y 2010 permitió a todos los impatriados pagar un marginal del 24% con el pretexto de captar talento en el extranjero. En 2010 ya se acotó drásticamente esta ventaja de la que habían disfrutado muchos clubes, año en el que se decidió que esta opción sólo fuera aplicable para retribuciones de hasta 600.000 euros.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles